Coronavirus. Jair Bolsonaro: "Qué imbéciles, idiotas, yo ya tengo los anticuerpos, ¿para qué darme la vacuna?"

LA NACION
·3  min de lectura

BRASILIA.- El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, criticó al Supremo Tribunal Federal que autorizó la posible obligatoriedad de la vacuna contra el coronavirus y reiteró que no se la va a aplicar. "Algunos dicen que doy un mal ejemplo (por no darme vacuna), qué imbéciles, idiotas, yo ya tengo los anticuerpos, ¿para qué darme la vacuna?", cuestionó ayer el mandatario en un evento realizado ayer en el estado de Bahía, en el noreste de Brasil.

El Supremo aprobó ayer por 10 votos a 1 que el gobierno nacional, gobernadores y alcaldes apliquen sanciones contra quienes se rehúsan a ser vacunados, al entender que se debe priorizar "la salud colectiva".

Coronavirus: Rusia planea producir la Sputnik V "light", una vacuna de menor efectividad para vender al mundo

A través de un evento en vivo en las redes sociales, el presidente brasileño cuestionó el fallo. Bolsonaro dijo que a partir del fallo del STF habrá personas que "no podrán sacar el pasaporte, no podrán sacar el carnet de conductor, hasta puede decretarse la prisión domiciliar, Qué lindo, ¿no? (...) ¿Quién quiere medidas restrictivas?".

"El Supremo no ordenó imponer medidas restrictivas, el Supremo dijo que el presidente, los gobernadores pueden imponerla, yo no voy a imponer nada, de mi parte cero (...), no habrá medidas restrictivas el año que viene, además el año que viene no habrá vacunas para todos", agregó.

"Si te vuelves un caimán, es tu problema"

Por otro lado, en el evento de Bahía, Bolsonaro cuestionó los posibles efectos colaterales de las vacunas contra el coronavirus y tomó como ejemplo la de Pfizer/BioNtech.

"En el contrato de Pfizer está bien claro: 'no nos hacemos responsables por cualquier efecto colateral'. Si te vuelves un caimán, es tu problema", dijo Bolsonaro, que ha cuestionado en diversas ocasiones los inmunizantes así como la gravedad de la pandemia que ya dejó casi 185.000 muertos en Brasil.

"Si te conviertes en Superman, si le sale barba a alguna mujer o si un hombre empieza a hablar agudo, ellos [Pfizer] no tienen nada que ver con eso. Lo peor es meterse con el sistema inmunológico de las personas", prosiguió Bolsonaro en el evento realizado el jueves en el estado de Bahía, en el noreste de Brasil.

La vacuna del laboratorio estadounidense Pfizer y el alemán BioNTech fue testada durante su tercera fase en Brasil, y varios países, entre ellos Reino Unido, Estados Unidos y México, han empezado sus campañas de vacunación con ella o le han dado luz verde.

Sin embargo, el presidente brasileño tiene dudas sobre su eficacia. "Si la vacuna se comprueba eficiente más adelante, aún no sabemos", dijo.

La disputa por la vacuna china

De todos modos, el presidente dijo que está a favor de incluir las vacunas siempre y cuando tengan la luz verde de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), que hasta el momento no aprobó ninguna ni recibió los informes para registro de ningún laboratorio.

Luego de meses de disputas, el gobierno nacional aceptó a la Coronavac que adquirió el paulista Instituto Butantan por decisión del gobernador de San Pablo, Joao Doria, un exaliado de Bolsonaro.

Hoy llegaron al aeropuerto de Guarulhos 2 millones de dosis de Coronavac desde China y ya hay 3.125.000 dosis en Brasil. "Es la única vacuna lista en territorio nacional", dijo Doria al recibir la carga.

Coronavirus: la OMS afirma que los países pobres recibirán las primeras vacunas en el primer trimestre de 2021

El estado de San Pablo ha fijado unilateralmente la vacunación el 25 de enero para los paulistas pero aún no se sabe si esto chocará con la estrategia del ministro de Salud, Eduardo Pazuello, con el plan nacional que está sin fecha.

Agencias ANSA y AFP