Coronavirus. Jacinda Ardern: "Aplanar la curva no era suficiente para Nueva Zelanda"

LA NACION
·5  min de lectura

WELLINGTON.- Nueva Zelanda logró este año algo que sigue siendo la envidia de la mayoría de las otras naciones: eliminó el coronavirus.

Pero el objetivo fue impulsado tanto por el miedo como por la ambición, reveló el miércoles la primera ministra Jacinda Ardern en una entrevista con The Associated Press. Ella dijo que la misión surgió a partir de una comprensión temprana de que el sistema de salud de la nación simplemente no podía hacer frente a un gran brote.

Coronavirus: Chile aprueba el uso de emergencia de la vacuna de Pfizer

Y ha habido muchos baches en el camino. Cuando un puñado de inexplicables casos comenzaron a surgir en agosto, Ardern se encontró defendiendo afirmaciones tremendamente exageradas del presidente Donald Trump, quien dijo a las multitudes en los mítines que había un resurgimiento masivo en Nueva Zelanda.

"¿Enojada era la palabra?", dijo Ardern, reflexionando sobre los comentarios de Trump. Dijo que si bien los nuevos casos eran profundamente preocupantes, "ser descritos de esa manera era una tergiversación de la posición de Nueva Zelanda".

La Casa Blanca no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

La respuesta de Nueva Zelanda al virus ha sido una de las más exitosas, junto con las acciones emprendidas por China, Taiwán y Tailandia al principio de la pandemia. El país de cinco millones de habitantes registró solo 25 muertes y logró erradicar la propagación del coronavirus, lo que permitió a las personas regresar al trabajo, escuelas y estadios deportivos sin restricciones.

Coronavirus. Los misterios que desvelan al mundo a un año del brote

Cuando el virus comenzó a afectar a Europa a principios de año, dijo Ardern, las únicas dos opciones que los países estaban considerando eran la inmunidad colectiva o aplanar la curva. Ella optó por lo último.

Eliminar el virus

"Originalmente, ahí es donde comenzamos, porque simplemente no había mucha opinión de que la eliminación fuera posible", dijo. Pero su pensamiento cambió rápidamente.

"Recuerdo que mi asesor científico en jefe me trajo un gráfico que me mostraba cómo sería el aplanamiento de la curva para Nueva Zelanda. Y dónde estaba nuestra capacidad hospitalaria y sanitaria. Y la curva no estaba debajo de esa línea. Entonces sabíamos que aplanar la curva no era suficiente para nosotros".

Ardern dijo que no le preocupaba que la eliminación pudiera resultar imposible, porque incluso si Nueva Zelanda no hubiera llegado allí, el enfoque habría salvado vidas. "La alternativa es establecer una meta menor y luego también fallar", dijo.

Los cierres fronterizos y un confinamiento estricto en marzo eliminaron la enfermedad, y Nueva Zelanda pasó 102 días sin propagación comunitaria. Pero luego vino el brote de agosto en Auckland, que permanece sin explicación pero probablemente se originó en el extranjero.

"Pensamos que habíamos pasado por lo peor. Entonces fue un verdadero golpe psicológico para la gente. Y yo también sentí eso. Así que fue muy, muy difícil ", dijo Ardern.

Dijo que habían modelado diferentes escenarios de brotes, pero el que se produjo "fue el peor que puedas imaginar".

Eso se debe a que el brote se había extendido a varios grupos en áreas densamente pobladas, dijo, y algunos de los que lo detectaron habían estado asistiendo a grandes reuniones de la iglesia. Pero después de un segundo bloqueo en Auckland, Nueva Zelanda volvió a erradicar la enfermedad.

Ardern dijo que se sentía segura de sus respuestas a pesar de que a veces sentía un poco de síndrome del impostor en su papel de líder. "Solo tienes que seguir adelante. Hay un trabajo por hacer", dijo. "Cualquier duda que haya tenido, como ser humano, no significa que siempre se traduzca en dudas sobre lo que se debe hacer".

Dos meses después del segundo brote, Ardern enfrentó una campaña electoral. Ella ganó un segundo mandato de manera aplastante, con su Partido Laborista liberal ganando la mayoría de todos los votos, algo que sucedió por última vez en el sistema multipartidista de Nueva Zelanda desde 1951.

Política exterior

Después de ver al presidente electo Joe Biden ganar las elecciones estadounidenses poco después, Ardern dijo que espera mejorar la relación entre las dos naciones. Ella dijo que su trabajo es construir buenas relaciones con cada líder.

"Pero no hay duda de que cuando algunas de sus ideas y valores son similares, es un trabajo más fácil de hacer", dijo. "Y esa es la base, creo, sobre la que construiremos la relación con el nuevo presidente".

Ardern dijo que no tiene miedo de adoptar a veces una postura más agresiva contra China, su mayor socio comercial. "Mi opinión personal es que estamos en un punto en el que podemos plantear problemas", dijo Ardern. "Somos bastante predecibles en el hecho de que lo hacemos. Y creo que es una parte importante de nuestra política exterior independiente".

Coronavirus: los cinco países mejor posicionados para recuperarse de la crisis y la previsión para la Argentina

Para que el mundo comience a volver a la normalidad, dijo Ardern, es necesario un trabajo integral para garantizar que todos puedan vacunarse contra el coronavirus y poner en marcha un proceso de certificación de vacunas que permita a las personas viajar.

Le preocupa que el impacto económico del virus esté aumentando la disparidad de riqueza y que los neozelandeses hayan desafiado las predicciones anteriores al enviar los precios de la vivienda a nuevos máximos históricos.

Dijo que hay una psicología detrás de la obsesión financiera de Nueva Zelanda con la vivienda que necesita ser examinada, de lo contrario "no averiguaremos cómo hacer que la gente vuelva a otras partes de la economía".

Ardern dijo que planea tomarse un tiempo libre durante el verano del hemisferio sur para pasarlo con su prometido, Clarke Gayford, y su hija de 2 años, Neve.

Agencia AP