Coronavirus: Los infectólogos prevén un aumento de casos por los viajes en Semana Santa

Alejandro Horvat
·4  min de lectura
Dellepiane: el elefante blanco que se convirtió en la única terminal activa durante la pandemia
Ricardo Pristupluk

Ayer la Argentina registró 10.154 nuevos casos de coronavirus. Esta cifra muestra una situación epidemiológica aún más compleja que la que se vivió en agosto del año pasado. Frente a este incremento de los contagios se deben extremar los cuidados. Mañana comienza el fin de semana largo de Semana Santa y los especialistas y autoridades están preocupados, creen que después de los feriados los casos podrían aumentar de manera exponencial si las personas no mantienen la guardia alta.

Señalan que, actualmente, hay más circulación comunitaria del virus que durante el verano, momento en el que hubo un gran aumento de casos y ahora también estén circulando cepas extranjeras y más contagiosas como la inglesa.

Coronavirus: A un mes del inicio de clases, en Córdoba sólo se aisló al 0,8% de las burbujas

Eduardo López, infectólogo y asesor presidencial durante la pandemia de coronavirus, teme que la curva de ascenso de casos sea aún más empinada por el movimiento de gente que generan los feriados y la tendencia de las personas a agruparse en lugares cerrados, sobre todo ahora que de noche ya no hay temperaturas tan cálidas.

Dellepiane: el elefante blanco que se convirtió en la única terminal activa durante la pandemia
Ricardo Pristupluk


Temen por el aumento de casos durante Semana Santa (Ricardo Pristupluk/)

“Estamos en una situación compleja, puede haber un aumento importante en el número de casos. La curva aumentó de 5000 a 10.000 contagios diarios en poco tiempo, lo que quiere decir que la curva de casos está empinada, aún más empinada que en agosto del año pasado. Estamos detectando muchos contagios entre la gente joven”, señala el especialista.

De todos modos, agrega que si un familiar estuviera por viajar en Semana Santa, él le diría que lo haga pero insistiría en que mantenga todos los cuidados necesarios. Es decir, mantenerse dentro de la propia burbuja y no ir a lugares cerrados y mal ventilados. Asegura que la gran mayoría de los contagios se dan en los encuentros a puertas cerradas.

López explica que, si la curva sigue creciendo de este modo, habrá que evaluar medidas para frenar la circulación del virus durante los meses de frío. Además, si bien hay opiniones contrarias sobre el tema, es probable que haya circulación comunitaria de cepas extranjeras y más contagiosas, como la inglesa.

Dellepiane: el elefante blanco que se convirtió en la única terminal activa durante la pandemia
Ricardo Pristupluk


Los especialistas señalan que es seguro viajar si las personas se mantienen dentro de su burbuja y en lugares ventilados (Ricardo Pristupluk/)

“Hay circulación de la cepa, aún no sabemos si es comunitaria, hay varias opiniones que dicen que no, mientras que la gente del proyecto PAIS, dice que sí. Esta situación no se daba durante el verano”, indica López.

Jorge Aliaga, exdecano de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA y asesor del gobierno de la provincia de Buenos Aires, hace un repaso sobre cómo fueron creciendo los casos el año pasado hasta llegar a un punto de inflexión que fue el fin de semana largo del 8 de diciembre: luego de esos feriados los casos no pararon de crecer hasta los primeros días de enero.

“El fin de semana del 8 de diciembre fue el quiebre y, a partir de ahí, subieron los casos y hubo un incremento en todo el país. Recién bajaron en los primeros días de enero, a pesar de que en enero muchos se fueron de vacaciones. Por eso, los contagios dependen mucho de lo que la gente haga en esas vacaciones. Como en verano la gente tiende a estar al aire libre, los casos se estabilizaron y recién volvieron a subir de manera pronunciada en el fin de semana de Carnaval. Habrá que ver qué sucede ahora”, explica Aliaga.

El especialista agrega que la situación epidemiológica luego de Semana Santa dependerá de muchos factores: “Si la gente viaja a lugares donde no hay mucho coronavirus y los turistas lo llevan, eso va a ser complejo. Si a los que viajan a la costa les toca mal clima, eso también va a empeorar la situación porque la gente se va a juntar en lugares cerrados. Por eso, no se puede decir que el turismo es un riesgo en sí, sino que depende de muchos factores, de todos modos, la actividad turística se mantiene para no afectar la economía, pero no es lo más recomendable desde el punto de vista del cuidado de la salud”.

Testimonio: “Vivir con trastorno bipolar es vivir con un volcán adentro”

En la misma línea que sus colegas, Ricardo Teijeiro, infectólogo y miembro de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), cree que si los turistas no mantienen un alto nivel de cuidados, los contagios inevitablemente van a subir.

“Ya entramos en la segunda ola, más allá de lo que pase en Semana Santa. Pero ante esta situación, si los mecanismos de prevención no se extreman, los casos van a subir. Pero si se mantienen los protocolos es seguro viajar, hay que mantener las burbujas, no ir a reuniones, no mezclar familias y evitar los lugares como las discotecas”, dice Teijeiro.