Coronavirus: infectólogos apoyan la suspensión del feriado e imaginan más restricciones

·4  min de lectura
El médico infectólogo Eduardo López
Télam

Infectólogos y especialistas que conforman el comité que asesora al presidente Alberto Fernández destacaron que la suspensión del feriado puente del 24 de mayo es una medida acertada, sobre todo al tener en cuenta las últimas cifras de casos de coronavirus y el antecedente de Semana Santa.

Si bien los médicos prefirieron ser cautelosos a la hora de pronosticar cuál será el escenario después del 21 de mayo -cuando vence el DNU del Ejecutivo- no descartaron medidas más restrictivas motivadas por la situación en las terapias intesivas, una “curva amesetada que no baja” y el “incremento de contagios en el interior del país”.

“Es una excelente medida porque si uno analiza la media epidemiológica de estos siete días, es más alta que la semana anterior”, resaltó a LA NACION el infectólogo Eduardo López, que dirige el Departamento de Medicina del Hospital Gutiérrez e integra el equipo de consulta del Presidente.

Vacunas contra el Covid-19: la Ciudad anunció la siguiente etapa, para personas de 55 a 59 años

“La curva está amesetada pero no baja nada, por lo tanto me parece una buena medida suspender el feriado para evitar que la gente lleve o traiga el virus que está circulando muy fuerte”, sumó López al expresar su preocupación sobre la situación epidemiológica.

El especialista precisó que en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) se registró alrededor de un 30% de circulación de la cepa de Manaos y de la británica, las cuales, según sostuvo, tienen mucha transmisibilidad. Días atrás, el infectólogo contrajo la variante proveniente de Brasil, pero pudo sobrepasar la enfermedad sin mayores contratiempos.

Pedro Cahn, médico infectólogo que también integra el grupo de asesores del Gobierno, respaldó la suspensión del feriado y sostuvo que “no hay ninguna duda” sobre que la iniciativa sea acertada, si se tienen en cuenta las últimas cifras que arrojan un promedio de 25.000 contagios por día. “En este momento la situación esta complicada, el 50% de los casos son fuera del AMBA”, resaltó el especialista a LA NACION.

Según Cahn, las restricciones implementadas por el Ejecutivo lograron impedir el ascenso de los casos, aunque advirtió que “la curva se encuentra todavía en una meseta alta”. Al ser consultado sobre posibles nuevas restricciones, el infectólogo respondió: “No lo descarto, pero eso hay que analizarlo más cerca del 21 de mayo. Hay que ver día a día y hacer un análisis quirúrgico de la situación”.

Chau, Buenos Aires: dejaron el agobio de las restricciones y trabajan remoto desde lugares soñados

Bajo esa misma línea, López indicó: “Hay que ir mirando muy cercanamente, pero sobre todo tomar medidas que no afecten de forma importante a la productividad”. El especialista que asesora a Fernández en cuestiones sanitarias recomendó un análisis exhaustivo, puntualmente en grandes ciudades como Rosario, Córdoba y Tucumán, aunque desestimó por el momento restricciones en la circulación entre distintas provincias.

El infectólogo aclaró que los puntos que deberán analizarse con profundidad durante estos días son: la media epidemiológica de la semana que viene, la velocidad de los casos y cómo se van tensando las camas de terapia, en las que si bien hoy ya se registra mucha ocupación, no presentan ni un bloqueo ni un colapso.

En relación a las recomendaciones que podría acercarle a Fernández, López aconsejó: “Hay que discutir las medidas que tomó Europa en algunos lugares, el lockdown, es decir, cierres importantes pero por períodos cortos. Son una serie de iniciativas que se pueden ir analizando”.

Leda Guzzi, infectóloga y miembro de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) también expresó su preocupación por el contexto epidemiológico y reparó en la urgencia de hacer descender los contagios. “Necesitamos que los casos bajen, con estos números tenemos terapias intensivas al 100% en AMBA. Si me me guío por lo estrictamente sanitario diría que hay que volver a fase cero ya, pero esa es una mirada muy segmentada, porque hay muchas variables a tener en cuenta, sobre todo la cuestión económica. Muchas familias viven al día y hay gente que no está produciendo, también hay que medir el nivel de conflictividad social”, reflexionó la médica especialista, que calificó de “muy oportuna” la suspensión del feriado.

“Necesitamos reducir la movilidad ciudadana, entonces para mi gusto la medida fue acertada, quizás lo hubiera hecho también con Semana Santa”, planteó Guzzi al recordar el ascenso de casos que se produjo luego del feriado turístico de abril.

“La situación es terminal”: con angustia y bronca, los shoppings pidieron abrir

Por su parte, Roberto Debbag, vicepresidente de la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica, consideró que es muy probable que se determinen mayores restricciones “porque fallaron las políticas efectivas de control de la pandemia”. El médico anticipó que es factible que estas medidas se apliquen con la fuerza de una ley, si se aprueba en el Congreso el proyecto que envío el Gobierno la semana pasada, el cual busca fijar criterios objetivos para administrar la pandemia sin tener que recurrir a los DNU.

Sin embargo, Debbag se mostró en contra de una política restrictiva y en cambio aconsejó aumentar los testeos, por lo menos 10 veces más, y acelerar la administración de las vacunas. “La OMS reomienda que por cada test positivo de PCR tiene que haber entre 20 y 30 que sean negativos y en la Argentina eso no está ocurriendo”, destacó Debbag en relación a los dos puntos principales en los que debería enfocarse el Gobierno. “Las restricciones acompañan”, completó el médico infectólogo del Hospital Garrahan.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.