El coronavirus impulsa un boom de las casas rodantes en EE.UU. y Europa

LA NACION

El temor a volar por la pandemia de coronavirus ha impulsado un auge en la venta y alquiler de casas rodantes

El hemisferio norte se prepara para una nueva temporada de verano, que será completamente distinta a cualquier otra por los efectos de la pandemia de coronavirus. Millones de personas se vieron obligadas a cambiar sus planes de vacaciones y el temor a volar ha impulsado un auge en el alquiler y venta de casas rodantes en Estados Unidos y Europa.

De acuerdo con la Asociación de la Industria de Vehículos Recreacionales (RVIA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, mayo fue un mes muy ocupado para los distribuidores en todo el país. "Las ventas fueron rápidas, superando los suministros de nuevas unidades", dijo Monika Geraci, gerenta de estrategia de Marketing y Operación para RVIA en un comunicado el 8 de junio.

Coronavirus: detectan una droga que reduce la mortalidad en pacientes graves

"A medida que emergemos de los pedidos de permanencia en el hogar por coronavirus, está claro que los consumidores quieren salir al aire libre nuevamente", agregó.

La investigación de la industria muestra que debido a la pandemia, las personas todavía quieren viajar, pero están optando por quedarse más cerca de casa. También quieren tener control sobre su entorno personal y cómo entran en contacto con otras personas.

"Un viaje en casa rodante nunca estuvo en mi lista de deseos", dijo Pam Katz, una ciudadana de Illinois, a The Chicago Tribune, quien sin embargo se encontró alquilando un modelo Coachmen Freelander en Long Grove a fines de abril, por el que pagó un poco más de 2000 dólares.

"Fue idea de mi hija alquilar una casa rodante para no tener que quedarnos en hoteles", indicó.

Geraci dijo que desde que las concesionarias de todo el país reabrieron sus puertas, los clientes han inundado los lotes de ventas. Y muchos de esos clientes son compradores de vehículos recreativos por primera vez.

Katz y su familia condujeron más de 5000 kilómetros por 10 días haciendo "boondocking", un término que utilizan los norteamericanos para referirse a acampar sin conexiones eléctricas o de agua con una casa rodante. Por lo general, los boondockers se estacionan durante la noche en Walmarts, campamentos gratuitos, monumentos de la Oficina de Administración de Tierras, paradas de camiones y casinos.

"Terminaron siendo unas vacaciones realmente divertidas. Puedo ver a muchas personas haciéndolo este verano. Todos están hartos de estar en casa, y no creo que nadie se apresure a subir a un avión", dijo Katz.

El temor a volar por la pandemia de coronavirus ha impulsado un auge en la venta y alquiler de casas rodantes

El servicio de alquiler en línea entre pares RVshare -la versión de vehículos recreativos de Airbnb- dijo que en el Medio Oeste, las reservas de alquileres de vehículos recreativos aumentaron un 30% la segunda semana de mayo en comparación con el mismo período del año pasado, según informó la vocera Maddi Bourgerie.

Además, las reservas han aumentado un 331% desde principios de abril, añadió.

Una encuesta reciente realizada por MMGY Global para la Asociación de Viajes de Estados Unidos encontró que el 68% de las personas se sienten seguras al viajar en un vehículo personal. Solo el 18% dice lo mismo sobre tomar un vuelo nacional, y el 11% uno internacional. Los parques nacionales encabezaron la lista de lugares en los que la mayoría de los encuestados se sienten cómodos.

Forma ideal

Pam y Jeff Sandberg, ambos de 69 años, no han acampado en tres décadas, pero, según dijeron a TAN, un blog de viajes, confían en que los vehículos recreativos serán la forma ideal de viajar en el futuro cercano.

"Los próximos años serán un poco inestables. Todos podemos reunirnos e ir a algún lado, conducir a Florida, hacer algunas de las cosas de las que hemos hablado sin tener que arriesgar a todos", dijo Pam Sandberg.

La pareja compró una casa rodante usada de 10,6 metros de largo en Hilltop Camper en St. Paul, por 70.000 dólares.

"Lo llamamos Covid Camper", agregó.

Aproximadamente 11 millones de hogares estadounidenses tienen un vehículo recreativo. Los precios de lista para los nuevos vehículos recreativos generalmente comienzan en 6000 dólares para remolques de camping plegables. Las autocaravanas de clase C a menudo comienzan en alrededor de 60.000 dólares.

"La pandemia ha tenido, y tendrá, algunas repercusiones interesantes para el negocio de vehículos recreativos", dijo Tony Mucerino, propietario de Hometown RV, a The Chicago Tribune. Algunos de sus clientes están utilizando vehículos recreativos no para viajar, sino para pasar la cuarentena durante la crisis sanitaria.

El temor a volar por la pandemia de coronavirus ha impulsado un auge en la venta y alquiler de casas rodantes

Pero el auge de las casas rodantes no es un fenómeno únicamente estadounidense. Indie Campers, una compañía de alquiler de autocaravanas con presencia en 15 países de Europa, ha sido testigo de un aumento en las reservas en las últimas dos semanas.

Este mes ha visto un aumento del 217.35% en la participación de reservas domésticas, en comparación con el mes completo de mayo del año pasado. "A nivel mundial, nuestras reservas domésticas representan más del 76% del total en mayo, en comparación con solo el 24% en mayo de 2019", dijo Hugo Olivera, CEO de Indie Campers, a Travel Daily News.

"Nuestros clientes británicos y alemanes solían destacarse ya que tenían más del 90% de las reservas en el extranjero. Sin embargo, para el mes de mayo, después de que Alemania eliminó las restricciones de viaje, más del 84% de nuestro gran número de reservas alemanas son nacionales. Esperamos patrones similares en Reino Unido una vez que el país se abra más adelante este verano", señaló Olivera.