Coronavirus: Hugo Sigman explicó por qué se demoró la partida de AstraZeneca

·4  min de lectura
Hugo Sigman
Hugo Sigman

El empresario del Grupo Insud Hugo Sigman, encargado a través de Mabxience de la formulación del principio activo de la vacuna de AstraZeneca en la Argentina -que luego se envía a México, para su proceso final- explicó por qué se retrasó la producción de dicha partida y su posterior arribo al país.

En un extenso hilo de tuits -en los que también desmintió algunas versiones relacionadas al acuerdo fallido entre la Argentina y la farmacéutica Pfizer- Sigman sostuvo que hay una serie de equipos e insumos específicos que “por la alta demanda global, hoy resultan imposibles de conseguir rápidamente”.

La Corte trata el pedido de Larreta por las clases presenciales y podría haber una definición esta misma semana

En cuanto a ello, agregó: “Este es, de hecho, el problema que enfrentó en México el laboratorio Liomont, que formula, fracciona y envasa el principio activo que Mabxience produce en la Argentina y que determinó una demora en el inicio de la producción”. También, sostuvo que lleva tiempo capacitar al personal científico y técnico para este tipo de desarrollos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“Al día de hoy, Mabxience ha cumplido y fabricado el principio activo al que nos habíamos comprometido, tanto en tiempo como en cantidad”, sostuvo Sigman sobre la parte del proceso que tiene lugar en su empresa y dijo que, una vez envasado en México, y ahora de manera provisoria también en Estados Unidos, este principio activo volverá “en forma de vacuna exclusivamente a los países de América Latina”.

No obstante, el empresario aclaró que Mabxience “no es la propietaria de la vacuna, ni la encargada de venderla, de cobrarla, ni de firmar los contratos con los gobiernos o establecer las fechas de entrega” y explicó que como Mabxience no es dueña del principio activo, “no puede disponer del mismo como si le perteneciera”. Por lo tanto, la firma no está autorizada a formularlo, envasarlo y distribuirlo directamente en la Argentina.

A su vez, recalcó que ni su firma, ni él, acordaron “ningún contrato” por el fármaco con el Ministerio de Salud de la Nación local, ni de otro país. “No hemos cobrado dinero alguno de ningún gobierno por su fabricación o venta”, añadió.

Coronavirus. En vivo: volvieron las clases presenciales en la mayoría de las escuelas de la Ciudad

También desmintió que la construcción de la planta de Mabxience haya sido realizada en base a subsidios o préstamos del Estado. “La planta fue desarrollada enteramente con fondos del Grupo Insud”, afirmó Sigman y dijo que, al reconvertirla para generar el principio activo de la vacuna de AstraZeneca contra el Covid, debieron renunciar a proyectos en marcha, reentrenar al personal y realizar nuevas inversiones. “Lo hicimos con entusiasmo, porque estamos convencidos de que era nuestra obligación en un momento tan dramático como el actual”, aseguró.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“No tuve influencia en el acuerdo con Pfizer”

Tras las negociaciones truncas entre Pfizer y la administración del Frente de Todos nacional -cuyo Ministerio de Salud estaba encabezado en ese entonces por Ginés González García-, Sigman dijo: “Se ha dicho que incidí sobre algunas autoridades del Gobierno para impedir un acuerdo con Pfizer para la adquisición de su vacuna. Desconozco los motivos por los cuales el Estado nacional no ha llegado a un acuerdo, pero no tuve influencia, ni participé de esa decisión”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En ese sentido, el empresario que tiene vínculo aceitado con algunos funcionarios kirchneristas como el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, indicó que “además de infundada, la versión es ridícula”, y se preguntó: “¿Qué interés personal o empresarial podría tener en impedir un contrato para la compra de vacunas entre el Estado nacional y otro laboratorio? ¿Fabricar más principio activo en una empresa de mi propiedad? La idea no se sostiene”.

Para justificarlo, explicó que -además de trabajar asociado con Pfizer en proyectos como el de la vacuna para la neumonía- en diciembre del año pasado, en Mabxience rechazaron solicitudes de otras compañías farmacéuticas porque tenían comprometida su capacidad completa de producción para este año y parte del que viene.

Coronavirus: llegan esta noche 800.000 dosis más de Sputnik V

“La cuota argentina del principio activo fabricado por Mabxience no alcanza para cubrir las necesidades de nuestro país, por lo que es imprescindible contar con otras vacunas. Las vacunas no son excluyentes”, expresó Sigman, cuyo perfil ideológico de centroizquierda es conocido públicamente.

“Difícilmente podríamos obtener un beneficio evitando que Argentina compre la vacuna de Pfizer o de cualquier otro laboratorio”, consideró, de igual manera, y remarcó como ejemplo que el Gobierno, además de negociar con otros proveedores, ya adquirió dosis de Sputnik V y de Sinopharm.

“El problema no es la demanda de vacunas, es la oferta. Salvo Israel, Estados Unidos y Gran Bretaña, todos los países experimentan retrasos en la llegada de las dosis comprometidas”, cerró Sigman.