Coronavirus: un hombre tenía síntomas, los ocultó y se subió a un avión de Aerolíneas Argentinas

LA NACION

El hombre presentaba síntomas compatibles con el coronavirus y debió ser atendido en pleno vuelo

Un argentino de 70 años debió ser atendido en pleno vuelo por presentar signos compatibles con el coronavirus. El hombre regresaba al país desde Madrid y se había subido a un avión Aerolíneas Argentinas sin informar síntomas. Al llegar a Ezeiza fue trasladado en una ambulancia a un sanatorio.

Desborde en Ezeiza y muchos infectados, las razones para frenar las repatriaciones

Desde la empresa, confirmaron a LA NACION que se trató del vuelo AR1305, proveniente de la ciudad española. El hombre comenzó a manifestar tos y dificultades respiratorias durante el vuelo, por lo que dos profesionales de la salud que viajaban en el mismo avión lo atendieron con suministro de oxígeno y medicación del botiquín del avión.

Por presentar síntomas compatibles con coronavirus al llegar a Ezeiza, el hombre fue trasladado a un centro médico

El pasajero, quien estaba acompañado por su mujer y dos familiares, al momento de ser asistido contó que había tenido un cuadro febril los días previos al vuelo, de 38,5 grados, pero que luego de una consulta médica, había comenzado a tomar paracetamol. Tras conocer este dato, el comandante de la aeronave activó el protocolo sanitario correspondiente.

Coronavirus en la Argentina: reportan 117 casos nuevos y ya son 502 en el país

El protocolo oficial establece que todos los pasajeros deben hacerse un control de fiebre antes de la partida inicial. Una vez finalizado el arribo, la tripulación solicita por audio a los pasajeros que informen si presentan síntomas y se les reparte la declaración jurada sanitaria. Según trascendió, el hombre no presentaba fiebre al momento del arribo y tampoco declaró síntomas ante el audio de la tripulación. En su declaración jurada tampoco manifestó la presencia de síntomas, ni haber tenido fiebre los días anteriores al vuelo.

El hombre fue trasladado a un centro asistencial en cuanto llegó a Ezeiza, y tanto su esposa como los familiares quedaron aislados para cumplir con la cuarentena obligatoria.