Coronavirus. Graciela Ocaña: "Se le está dando a la vacuna un uso político que no tiene que ver con lo sanitario"

LA NACION
·2  min de lectura
La diputada nacional de Juntos por el Cambio dijo que la vacuna "no existe" sino que "está en vías de investigación"
Fuente: Archivo

La diputada nacional de Juntos por el Cambio, Graciela Ocaña (Confianza Pública) deslizó nuevas críticas contra las políticas relacionadas con la vacuna rusa Sputnik V que compraría el gobierno de Alberto Fernández, esta vez, respecto del plazo de 30 días a la Anmat para estudiarla y aprobarla. Denunció que existe un "uso político" del tema desde la Casa Rosada.

"Hay un artículo en el que yo me abstuve, que establece que la Anmat tiene 30 días para aprobar las vacunas. Yo creo que no se le puede poner un plazo", dijo Ocaña. "Creo que los funcionarios ven la vacuna como todos, como una esperanza. Pero también se le está dando a la vacuna un uso político que no tiene que ver con lo sanitario", manifestó la ex ministra de Salud, en diálogo con La Once Diez / Radio de la Ciudad.

Elecciones en EE.UU.: satisfacción por lo bajo en el Vaticano y un guiño

En ese sentido, remarcó: "El uso político es decir que vamos a vacunar en diciembre, cuando no sabemos si en diciembre la fase 3 va a estar terminada". "Parecería raro que en una segunda ola en Europa, si esta vacuna hubiera pasado todos los procesos, no se la utilice", razonó.

"Todo el mundo quiere tener una vacuna, pero no existe. Está en vías de investigación y atravesando las fases que debe atravesar para tener un uso extensivo en la población", remarcó la diputada. Asimismo, cuestionó que "un laboratorio argentino como HLB Pharma, con antecedentes pésimos, haya pedido autorización para comerciar esta vacuna". "Este laboratorio no tiene capacidad para la producción y almacenamiento de la vacuna", dijo.

Y planteó que "los únicos antecedentes que tienen estos dueños, es su vinculación con el kirchnerismo". "Este laboratorio medio trucho se presentó para introducir la vacuna rusa en Argentina. Creo que hay mucha oscuridad y en esto tiene que haber mucha transparencia", finalizó.

El miércoles, después de que se conoció que el Gobierno había empezado negociaciones para adquirir la vacuna rusa, Ocaña presentó un pedido de informes para que el Gobierno aclare las condiciones para adquirir la vacuna rusa contra el Covid-19, si existe un convenio firmado, y el costo, así como también los motivos por los que se mantuvo en secreto el viaje a Rusia. Además, señaló que podría haber un "posible conflicto de interés" por el rol de viceministra de Salud, Carla Vizzotti.