Coronavirus: el gobierno de Santa Fe reconoce que no quedan más camas disponibles en las ciudades principales de la provincia

·3  min de lectura
Omar Perotti
Marcelo Manera

“Siempre decía qué haríamos cuando no hubiera más camas para atender a un paciente. Ese momento llegó”, reconoció este lunes el director provincial del Tercer Nivel de Salud, Rodrigo Mediavilla, que está a cargo de la coordinación del trabajo en los hospitales públicos de Santa Fe. La cruda situación que desgranó el funcionario responde, según advirtió, a que “desde el domingo a las 22 no hay camas críticas en las ciudades de Santa Fe, Rosario y Rafaela”.

El sistema sanitario está saturado por el coronavirus desde las últimas horas del domingo, luego de que durante la semana pasada se incrementara el número de contagios. El último registro oficial señala que en el domingo se registraron en las planillas oficiales 1321 casos de Covid-19 en la provincia de Santa Fe.

Covid en la Provincia. Daniel Gollan: “Las personas de 18 a 40 años sin comorbilidades se estarán vacunando para septiembre”

El gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, admitió que la situación es crítica y anunció este lunes que llegarán 17 respiradores a Santa Fe que -según el mandatario- “permitirán descomprimir el sistema sanitario”. Hace dos semanas el gobierno nacional envió 29 respiradores, pero esa infraestructura ya se agotó.

“Todo lo que se amplió en el sistema de salud lo consumimos”, admitió el gobernador. “Estamos en un mes difícil. El fin de semana llevamos las camas al límite de las que habíamos ampliado”, reconoció Perotti y adelantó que se analiza “quitar circulación para ayudar al sistema de salud”.

Angustia en los hospitales

Los directores de los principales hospitales de la provincia salieron este lunes a explicar la grave situación ante la falta de camas en las salas de terapia intensiva, que durante el fin de semana se desbordaron.

La directora del hospital Provincial de Rosario, Teresita Ghío, fue clara: “No hay más lugar”. “El domingo fue terrible porque no paramos de reacomodar pacientes. Teníamos seis camas disponibles y nueve pacientes. Tres estaban con respirador y había una sola cama crítica, y solo uno de esos tres pudo subir a terapia”, explicó la médica a Radio 2.

Fotos de coronavirus; vacunas; covid-19; enfermeras; enfermeros; médicos; médicas; hospitales; enfermos; contagios; hisopados; controles;
Fotos de coronavirus; vacunas; covid-19; enfermeras; enfermeros; médicos; médicas; hospitales; enfermos; contagios; hisopados; controles;


Un centro de testeos en la ciudad de Rosario, una de las más afectadas por el alza de los contagios

Ante esta situación límite, mucho más grave –según los especialistas- que en octubre pasado, cuando en Santa Fe se dio el pico de la primera ola, este mediodía los directores de los hospitales le pedirán a Perotti, a través de una reunión por Zoom, que se endurezca las restricciones para detener la saturación de la salud pública y privada.

Murió de Covid-19 Luis Biasotto, un verdadero mago de la danza contemporánea

“Va a tener que tomar una medida, porque el costo político es que la gente de enoje o se muera”, aseguró la directora del hospital Provincial.

El director del Tercer Nivel de Salud afirmó –según publicó el diario La Capital-: “Hay dos indicadores importantes en este colapso. O agregamos más camas o disminuimos los contagios”. Consideró que el estado sanitario es “hipercrítico”. “Desde anoche no quedan más camas críticas ni en Rosario, ni en Santa Fe ni en Rafaela”, dijo. El funcionario contó que en una reunión con la ministra de Salud de Santa Fe, Sonia Martorano, se informó que solo quedaba una cama libre en Firmat, a 120 kilómetros de Rosario.

El problema que describen los funcionarios y directores de hospitales es que el sistema está resquebrajándose no sólo por la falta de camas sino porque el personal está agotado y el oxígeno no sobra.

A la par observan que las restricciones que tomó el gobierno de Santa Fe durante las últimas dos semanas no se cumplen y cada sector afectado -salvo el educativo; las clases en las escuelas secundarias que están suspendidas- logra presionar para que se flexibilicen las medidas, como por ejemplo los gastronómicos que debían cerrar a las 21 y desde el fin de semana fueron autorizados a trabajar hasta las 23. Con los gimnasios y canchas de fútbol cinco pasó lo mismo. Debían suspender las actividades pero tras realizar varias protestas en las calles desde este lunes decidieron reabrir. Cada decreto que firma el gobernador sufre cambios tras los reclamos de cada sector afectado.