Jennifer Aniston sorprende con donación a enfermera contagiada con coronavirus

LA NACION
·3  min de lectura

Jennifer Aniston contó que se adapta bien al aislamiento porque sufre de agorafobia

Las acciones solidarias se hacen más visibles en estos tiempos de dificultad, y varios famosos hacen gala de su generosidad para procurar hacer las cosas más fáciles a quienes más lo necesitan. A un amplio número de artistas que han realizado donaciones para distintos fines, Jennifer Aniston se ha sumado con un gesto de apoyo a una enfermera que dio positivo en COVID-19.

La actriz donó diez mil dólares en comida para que esta trabajadora sanitaria, que no puede visitar a su familia ni cocinar por su cuenta por culpa del aislamiento, vea simplificado su día a día.

En una entrevista que concedió esta semana al programa televisivo de Jimmy Kimmel, que el presentador conduce desde su casa, la protagonista de Friends tuvo la oportunidad de hablar en un vivo con la enfermera, quien se mostró muy agradecida por la colaboración recibida.

La mujer vive en Saint George, Utah, y está en licencia después de contraer el virus. Su nombre es Kimball Fairbanks y tiene dos hijas, de 4 años y 18 meses. "Queríamos animarte un poco, así que me gustaría que conozcas a alguien. Se llama Jennifer ", dijo Kimmel dirigiéndose a la enfermera y antes de relegar el protagonismo a ambas en la pantalla.

"Hola, cariño, es un placer conocerte", dijo afectuosamente Aniston al entrar en el videochat. "Solo tengo que decir que Dios los bendiga a ustedes y a todos los que están allá afuera haciendo lo que están haciendo. Ni siquiera sé cómo expresar mi gratitud hacia todos los que están poniendo en riesgo su salud", expresó la actriz, a lo que Fairbanks respondió emocionada: "Gracias, realmente lo aprecio".

Aniston también contó cómo lleva las indicaciones de permanecer en casa. "Soy agorafóbica de nacimiento", dijo Aniston revelando ser víctima de este temor obsesivo que ciertas personas sufren ante los espacios abiertos por miedo a contraer enfermedades. "Esto es una especie de sueño, no un sueño, obviamente es una pesadilla. Pero, personalmente, no ha sido un gran desafío para mí estar en casa", explicó.

"Lo más desafiante es oír las noticias y tratar de digerir todo lo que está pasando", dijo y agregó que no le gusta consumir todo el día información sobre el tema. "Me permito hacerlo un rato a la mañana y otro por la noche, y eso es todo", agregó.

Aniston lleva tres semanas de aislamiento en casa y compartió que en su tiempo libre está descubriendo su afición a nuevas tareas en el hogar, como a lavar los platos. "No solo estás lavando los platos, sino que te estás lavando las manos", dijo. La estrella también contó que se mantiene ocupada reorganizando su hogar. "Estaba loca ordenando todo la primera semana y luego me di cuenta de que tenía que ir de a poco porque me iba a quedar sin armarios", bromeó.