Coronavirus: en fase roja, San Pablo decreta el aislamiento total para las fiestas

LA NACION
·2  min de lectura

BRASILIA.- El estado de San Pablo, el más afectado por el coronavirus en Brasil, retrocederá a la fase roja, la más restrictiva del nuevo plan de contención de la pandemia, durante las vacaciones de Navidad y Año Nuevo.

En la fase roja, solo se permite operar a las actividades consideradas esenciales, como los servicios de salud y los supermercados. Los restaurantes y bares deben cerrar sus puertas restaurantes y no podrá haber otras actividades en las que haya grandes concentraciones de público.

Todas las regiones estarán en esta fase durante el 25, 26 y 27 de diciembre y el 1, 2 y 3 de enero. El gobierno teme una pandemia descontrolada después de la temporada navideña, ya que en las últimas cuatro semanas San Pablo registró un salto de 54% en el número de casos y 34% en muertes, informó el diario Folha de San Pablo.

Coronavirus: se terminó la racha del país que estuvo 253 días sin casos locales

"Entre Navidad y Año Nuevo, no estamos en época de vacaciones. Las medidas que decidimos adoptar traen este simbolismo, no es tiempo de multitudes, de fiestas", dijo Patrícia Ellen, secretaria de Desarrollo Económico.

Las restricciones fueron anunciadas sin la presencia del gobernador João Doria (PSDB), quien inició hoy un receso de diez días.

Brasil enfrenta una fase crítica de la pandemia con más de 187 mil muertos y 7,2 millones de infectados, mientras en San Pablo se registraron cerca de 46 mil fallecimientos y 1,3 millones de contaminados por el coronavirus

En San Pablo, el número de personas que se confinó este mes cayó al nivel más bajo desde el inicio de las medidas para contener la pandemia en marzo. El sábado (19), los datos de las empresas de telefonía móvil mostraron que la tasa de aislamiento en el estado era del 40%, según Folha.

El nivel que el gobierno considera razonable es por encima del 50%. Desde el 30 de noviembre, todo el estado se encuentra en la fase amarilla, la intermedia entre los cinco, luego de haber pasado 45 días en la fase verde, lo que permite todas las actividades siempre que se cumplan los protocolos de higiene, distancia social y restricciones de horario reducido.

"Las medidas que estamos tomando son duras, pero necesarias porque no podemos correr el riesgo de alcanzar en dos semanas el nivel en el que se encuentran hoy los países europeos. Necesitamos evitar el colapso de la atención médica", dijo João Gabbardo, secretario ejecutivo de la contención del coronavirus de San Pablo.

Uruguay: una a una, todas las restricciones por el coronavirus

Una de las principales preocupaciones del gobierno es el rápido aumento de las hospitalizaciones.