Coronavirus: familiares de víctimas italianas demandan a las autoridades por 100 millones de euros

LA NACION
·3  min de lectura

ROMA.- Diez meses después del primer brote de coronavirus, que tomó a Italia y a toda Europa desprevenidas, unos 500 familiares de italianos que murieron de Covid-19 anunciaron una demanda civil contra las autoridades por 100 millones de euros en daños y perjuicios.

La demanda ante una corte de Roma está dirigida contra el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, el ministro de Salud, Roberto Speranza, y el gobernador de la región norteña de Lombardía, Attilio Fontana.

Coronavirus: el miedo y el aislamiento marcan una Navidad distinta en el mundo

Italia, el primer país occidental golpeado por la pandemia, sufrió casi 70.000 muertes debido al coronavirus desde que comenzó el brote en febrero, la tasa más alta en Europa y la quinta más elevada del mundo. La región del país más golpeada fue Lombardía, donde se detectó el primer paciente el 20 de febrero.

La demanda fue formulada por miembros de un comité llamado Noi Denunceremo (Denunciaremos), establecido en abril para representar a los familiares de fallecidos en Bérgamo, una de las ciudades lombardas más afectadas. "Este caso es nuestro regalo de Navidad para los que deberían haber hecho lo que se suponía que debían hacer, pero no lo hicieron", declaró el presidente del grupo, Luca Fusco.

El comité sostuvo que, cuando se originó el brote en Lombardía, las autoridades no adoptaron una acción rápida que podría haber evitado la necesidad de un confinamiento nacional y los perjuicios económicos generados. También cargaron contra la falta de preparación, ya que ni Roma ni Lombardía tenían un plan actualizado para lidiar con una posible pandemia.

"Se pedirá a las autoridades una compensación promedio de 259.000 euros por persona, para un desembolso total de unos 100 millones de euros", indicó el grupo.

Tras un respiro luego de la primera ola de contagios, que se extendió hasta mediados de año, el país vive los efectos de la segunda ola y se prepara para iniciar desde mañana una "zona roja" a nivel nacional, es decir una nueva batería de medidas de seguridad sanitaria.

Las medidas se extenderán hasta el domingo y limitarán los desplazamientos entre regiones durante las fiestas, además de prohibir la apertura de bares, restaurantes y negocios.

Coronavirus: Francia premia con la ciudadanía a los que combatieron la pandemia

Al mismo tiempo, las autoridades de salud revelaron la aparición de un caso positivo de la nueva cepa de coronavirus en una persona que no viajó a Gran Bretaña, donde se dio a conocer la mutación días atrás. Según informó el diario La Repubblica, de la capital italiana, los médicos descubrieron una secuencia parcial de la nueva cepa de coronavirus británica en una persona analizada en un hospital de la ciudad de Loreto.

El director del hospital, Stefano Menzo, dijo que el paciente se encuentra en aislamiento luego de que el equipo clínico confirmó "que se trata de la variante inglesa" del virus, que genera preocupación en países de todo el mundo por su posible alta transmisibilidad.

El domingo próximo una enfermera de 29 años será la primera persona en recibir la vacuna en Italia, cuando el país inicie su campaña de vacunación, en la que intervendrán las Fuerzas Armadas con apoyo logístico para garantizar el transporte y seguridad de las dosis.

Agencia Reuters