Coronavirus: Europa vuelve a abrir las puertas al Reino Unido tras la aparición de la nueva cepa

LA NACION
·3  min de lectura

LONDRES.- El fin de semana comenzaron las malas noticias para el Reino Unido. Luego de que el ministro de Salud del gobierno de Boris Johnson, Matt Hancock, admitiera el domingo que la nueva cepa de coronavirus detectada allí estaba "fuera de control", varios gobiernos de Europa y del mundo (como el argentino) anunciaron la cancelación de vuelos y cerraron sus fronteras al país. Ahora, tres días más tarde, la situación comenzó a regularizarse, de a poco.

Tras horas y horas con miles de camiones varados por no poder ingresar o salir del país, en medio de la alarma desatada ante un posible desabastecimiento de productos importados, tanto Francia como Italia, entre otros, decidieron flexibilizar sus posturas.

El canciller Felipe Solá cruzó a un diputado kirchnerista que pidió su renuncia: "Chanta, versero y berreta"

Así, con la reapertura del puerto de Dover, el Reino Unido empezó a salir del repentino aislamiento al que lo sometieron sus vecinos. Hace unas horas varios vehículos con pasajeros pudieron cruzar el canal de la Mancha y llegaron al puerto francés de Calais procedentes del sureste de Inglaterra.

Sin embargo, según el gobierno británico, se necesitarán "varios días" para desatascar la zona y permitir que los miles de camiones bloqueados accedan a Francia, después de que se llegara a un acuerdo con París para autorizar el paso a sus conductores con un test de Covid-19 negativo.

Una mujer denunció haber sido abusada en el quirófano de un sanatorio porteño

Todavía cerca de 4000 vehículos permanecían varados en los alrededores del puerto: de 700 a 800 en la autopista de Londres a Dover y unos 3000 en un aeropuerto en desuso cercano, donde los camioneros son sometidos a las pruebas de detección, según informó el ministro británico de Colectividades locales, Robert Jenrick.

Francia y Bélgica habían anunciado ayer ya una flexibilización de ciertas restricciones decretadas a raíz de la aparición, confirmada el domingo, de una nueva cepa cuya transmisión sería entre un 40% y un 70% más alta, aunque no necesariamente más mortífera, según las autoridades sanitarias.

Francia, Bélgica, Holanda y República Checa autorizaron el regreso del Reino Unido de sus conciudadanos y residentes en su territorio o en la Unión Europea, siempre y cuando cuenten con un test negativo de covid-19.

Asimismo Italia anunció que permitirá el regreso de ciudadanos desde Reino Unido bajo ciertas condiciones, según fuentes del Ministerio de Exteriores, en el marco de la suspensión de vuelos. Las personas que tengan residencia permanente en Italia o motivos imperantes para regresar podrán volar de vuelta. Para ello, deberán someterse a un test antes de salir y a su llegada, y pasar catorce días en cuarentena, según el borrador del decreto que se hará público en las próximas horas.

Alemania, por su parte, no anunció cambios en sus restricciones, previstas hasta el 6 de enero. España, hasta el momento, sólo permite la repatriación de sus nacionales.

En total medio centenar de países suspendieron las conexiones con Reino Unido a partir del domingo, un día después de que el primer ministro británico anunciara que la nueva variante era responsable de un aumento de los casos de coronavirus que registraba la nación.

Agencias AFP y AP