Coronavirus: Europa analiza abrir el turismo a partir de junio pero solo a vacunados

·3  min de lectura
Un vuelo internacional
Un vuelo internacional

BRUSELAS.- Con la mirada puesta en comenzar a normalizar el turismo, uno de los sectores más afectados por la pandemia de coronavirus, hoy la Comisión Europea pidió a los países del bloque que reabran sus fronteras a los turistas vacunados en el verano boreal. Sin embargo estar inoculados no es la única condición que impusieron: además, tiene que ser con fármacos aprobados por la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

Con esta restricción, todos aquellos ciudadanos que recibieron, por ejemplo, la vacuna rusa Sputnik V o la china Sinopharm, dos de las que se están aplicando en la Argentina, no podrían acceder a la Unión Europea (UE), al menos hasta que las autoridades sanitarias confirmen que estas drogas están aprobadas.

Nitazoxanida. Avanzan en el país dos estudios sobre uno de los fármacos que interesa a la OMS

La decisión del bloque, que ya había sido anticipada la semana pasada por la presidenta de la comisión, Ursula von der Leyen, sí permitiría la llegada de personas provenientes de países como Estados Unidos o Reino Unido, lo que ya incrementaría en un rango importante el turismo en las naciones del grupo, que impusieron restricciones a los viajes en marzo del año pasado. En detalle, estarán habilitadas las personas a viajar tras dos semanas de recibida la segunda dosis de la vacuna, de acuerdo con lo publicado por el diario The Guardian.

La propuesta de Bruselas será examinada a lo largo de esta semana a nivel técnico y de embajadores de los Estados miembro, con el objetivo de que sea posible un acuerdo antes de que termine mayo y el cambio se pudiera aplicar ya “a primeros de junio”, según fuentes comunitarias.

De todos modos el plan subraya que el hecho de que los viajeros vacunados puedan viajar a destinos europeos no significa que puedan hacerlo “sin condiciones”, ya que corresponderá a cada Estado miembro decidir si deben cumplir otras medidas al llegar a destino, como cumplir cuarentena o realizar una prueba diagnóstica.

“La Unión Europea está dispuesta a abrirse al mundo pero de forma segura. Nuestra propuesta garantiza una zona Schengen fuerte gracias a una estrategia común y coordinada en nuestra frontera exterior”, indicó la comisaria de Interior, Ylva Johansson.

El objetivo de la recomendación de la Comisión Europea es que los Estados miembro tengan en cuenta no solo la buena o mala situación epidemiológica del país tercero, sino también que las personas que viajen desde o hacia él hayan “recibido la última dosis recomendada de una vacuna autorizada en la UE”.

Esta concesión podría también ampliarse a las vacunas que hayan completado el proceso de emergencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS), según recoge el documento de la Comisión, pero en ningún caso los gobiernos europeos podrán aceptar vacunas que no hayan sido aprobadas por la EMA o la OMS.

Por el momento, la UE ha autorizado el uso de cuatro vacunas: BioNTech/Pfizer, Moderna, AstraZeneca y Johnson & Johnson. La rusa Sputnik V está aún en evaluación.

La lista

Como parte de este procedimiento, la Comisión Europea publicará periódicamente un listado de los certificados nacionales de países terceros que podrán ser reconocidos en la UE porque reúnen las condiciones suficientes en términos de seguridad.

El Ejecutivo comunitario espera que tenga también un impacto inmediato en la lista de países con los que los veintisiete permite los viajes “no esenciales” de sus ciudadanos (vacunados o no), que en la actualidad apenas cuenta con siete destinos: Australia, Nueva Zelanda, Ruanda, Corea del Sur, Singapur, Tailandia y, sujeto a la condición de reciprocidad, China.

Pero tiene pensado un freno de emergencia. Cuando la situación epidemiológica de un país no perteneciente a la UE empeore o si se detecta una variante que preocupa, un estado miembro podrá suspender los viajes habilitados.

Agencias DPA y AFP