Coronavirus: el estudio oficial en EE.UU. que avala el regreso a las clases presenciales

Rafael Mathus Ruiz
·3  min de lectura

WASHINGTON.- Un estudio del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, según sus siglas en inglés), el principal organismo federal para el combate de las epidemias en el país, avaló el regreso de las clases presenciales a las escuelas al indicar que existe "poca evidencia" de que hayan contribuido significativamente a una mayor transmisión comunitaria del coronavirus.

Los investigadores y funcionarios de Estados Unidos llegaron a la conclusión de que las clases presenciales pueden realizarse de manera segura siempre y cuando se usen barbijos y se mantengan protocolos de distanciamiento social.

Viajar a Estados Unidos: cuáles son los requisitos que rigen a partir de hoy, desde la prueba negativa de Covid hasta la documentación

"Como muchas escuelas han reabierto para recibir instrucción en persona en algunas partes de Estados Unidos así como a nivel internacional, se han reportado casos de Covid-19 relacionados con la escuela, pero ha habido poca evidencia de que las escuelas hayan contribuido significativamente a una mayor transmisión comunitaria", indica el informe del CDC que fue publicado en el Journal of the American Medical Association.

Las autoridades indicaron también que las autoridades locales -la decisión final sobre el regreso a las clases en Estados Unidos depende de cada distrito- también deben estar dispuestos a imponer límites en otros entornos, como cenas en el interior, bares o gimnasios que estén mal ventilados para mantener bajas las tasas de contagio en la comunidad, una recomendación en línea con la política de "cerrar los bares, abrir las escuelas" que han seguido muchas sociedades.

El informe del CDC ofreció un contundente argumento científico a favor del retorno de las clases presenciales, un tema que en Estados Unidos se politizó al extremo, al igual que otras restricciones vinculadas a la pandemia, como el uso obligatorio del barbijo en algunas circunstancias, o el cierre de bares, restaurantes o iglesias, mezquitas o sinagogas.

Un estudio de la Universidad Brown realizado el año anterior concluyó que la decisión de abrir las escuelas tenía poco que ver con la ciencia o las necesidades de los alumnos, sino que estaba directamente relacionado con el poder de los sindicatos de maestros en el distrito -a más poder, menos probabilidad de que se retomaran clases presenciales- y el resultado de la última elección presidencial -los distritos donde ganó Trump por una mayor diferencia tenían porcentajes más bajos de educación remota-.

El informe también indicó que las escuelas deben tomar otras precauciones para prevenir riesgos en actividades deportivas bajo techo o en los comedores.

"No será seguro comer pizza con un grupo de estudiantes", dijo Margaret Honein, miembro del equipo de respuesta a emergencias Covid-19 del CDC y una de las del informe en una entrevista con The New York Times. "Pero el deporte al aire libre, donde se puede mantener la distancia, podría estar bien", agregó.

El informe menciona entre otros estudios uno realizado en Mississippi que concluyó que las reuniones sociales fuera del hogar, y el haber tenido visitas en el hogar se asoció con un mayor riesgo de infección, pero la asistencia a la escuela en persona durante los 14 días anteriores al diagnóstico, no. Y menciona también que en 11 distritos escolares en Carolina del Norte con más de 90.000 estudiantes que tuvieron clases durante nueve semanas en el último otoño boreal "las transmisiones dentro de la escuela fueron muy raras" y no hubo casos de transmisión de estudiante a maestros o el resto del personal.

El informe del CDC menciona además un informe del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades de diciembre de 2020 que incluía los hallazgos de 17 encuestas a nivel de país y también concluyó que no se podía vincular definitivamente a la transmisión en la escuela o en la comunidad.