El medicamento promovido por Trump aumenta el riesgo de muerte en pacientes de coronavirus

LA NACION

WASHINGTON.- Un estudio de 96.000 pacientes hospitalizados con coronavirus en todos los continentes encontró que aquellos que recibieron un medicamento contra la malaria promovido por el presidente norteamericano, Donald Trump, en la lucha contra el virus tenían un riesgo significativamente mayor de muerte en comparación con aquellos que no lo recibieron.

Las personas tratadas con hidroxicloroquina también tenían más probabilidades de desarrollar un tipo de ritmo cardíaco irregular, o arritmia, que puede conducir a la muerte cardíaca repentina, concluyó el estudio publicado hoy en la revista médica The Lancet.

El estudio es el análisis más grande hasta la fecha de los riesgos y beneficios de tratar a los pacientes de Covid-19 con medicamentos antipalúdicos. Se basa en un análisis retrospectivo de registros médicos, no en un estudio controlado en el que los pacientes se dividen aleatoriamente en grupos de tratamiento, un método considerado el estándar de oro de la medicina. Pero el gran tamaño del estudio fue convincente para algunos científicos.

Últimas noticias y recomendaciones sobre la pandemia que afecta al mundo.

"Una cosa es no tener beneficios, pero esto muestra un daño evidente", dijo Eric Topol, cardiólogo y director del Instituto Scripps Research Translational. "Si alguna vez hubo esperanza para este medicamento, esta es la muerte".

David Maron, director de cardiología preventiva de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, dijo que "estos hallazgos no proporcionan absolutamente ninguna razón para el optimismo de que estos medicamentos podrían ser útiles en la prevención o el tratamiento de Covid-19".

Estudios anteriores también encontraron evidencia escasa o nula de los beneficios de la hidroxicloroquina en el tratamiento de pacientes enfermos, mientras que los informes de problemas cardíacos peligrosos asociados con su uso aumentaron, advirtió la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos el mes pasado.

Artículos relacionados:

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en la planta de componentes de Ford de Rawsonville, Michigan. (AP Photo/Alex Brandon)

El nuevo análisis, realizado por Mandeep Mehra, profesor y médico de la Facultad de Medicina de Harvard en el Hospital Brigham and Women's y colegas de otras instituciones, incluyó pacientes con una prueba de laboratorio positiva para Covid-19 que fueron hospitalizados entre el 20 de diciembre de 2019 y el 14 de abril pasado, en 671 centros médicos en todo el mundo. La edad media era de 54 años, y el 53% eran hombres. Los que estaban con respiradores o que recibieron remdesivir, un medicamento antiviral fabricado por Gilead Sciences que ha mostrado ser prometedor en la disminución de los tiempos de recuperación, fueron excluidos.

Casi 15.000 de los 96.000 pacientes en el análisis fueron tratados con hidroxicloroquina o cloroquina solao en combinación con un tipo de antibióticos conocidos como macrólidos, como la azitromicina, dentro de las 48 horas posteriores a su diagnóstico. La diferencia entre los pacientes que recibieron los antipalúdicos y los que no los recibieron fue sorprendente.

Para aquellos que recibieron hidroxicloroquina, hubo un aumento del 34% en el riesgo de mortalidad y un aumento del 137% en el riesgo de arritmias cardíacas graves. Para aquellos que recibieron hidroxicloroquina y un antibiótico, el cóctel respaldado por Trump, hubo un riesgo 45% mayor de muerte y un riesgo 411% mayor de arritmias cardíacas graves.

Los que recibieron cloroquina tenían un riesgo 37% mayor de muerte y un riesgo 256% mayor de arritmias cardíacas graves. Para aquellos que toman cloroquina y un antibiótico, hubo un aumento del 37% en el riesgo de muerte y un aumento del 301% en el riesgo de arritmias cardíacas graves.

Esta semana, el gobierno de Jair Bolsonaro liberó el uso de la cloroquina y la hidroxicloroquina para tratar a todos los pacientes enfermos de Covid-19 en Brasil.

El Ministerio de Salud, que conduce interinamente el general Eduardo Pazuello, divulgó un documento que recomienda la prescripción del medicamento, cuya eficacia no ha sido probada científicamente para tratar el virus, desde los primeros síntomas de la enfermedad para todo tipo de pacientes.

El cardiólogo Steven Nissen, de la Clínica Cleveland, dijo que los nuevos datos, combinados con datos de estudios previos más pequeños, sugieren que el medicamento "puede ser dañino y que nadie debería tomarlo fuera de un ensayo clínico".

Jesse Goodman, un excientífico jefe de la FDA que ahora es profesor de la Universidad de Georgetown, calificó el informe como "muy preocupante". Sin embargo, señaló que se trata de un estudio observacional, en lugar de un ensayo controlado aleatorio, por lo que muestra una correlación entre los medicamentos y ciertos resultados, en lugar de una causa y efecto claros.

Peter Lurie, que fue alto funcionario de la FDA y que ahora dirige el Centro para la Ciencia en el Interés Público, calificó el informe como "otro clavo en el ataúd para la hidroxicloroquina, esta vez del estudio más grande jamás realizado".

Además, dijo que era hora de revocar la autorización de uso de emergencia emitida por la FDA, que aprobó el medicamento para pacientes gravemente enfermos que fueron hospitalizados o para los que no estaba disponible un ensayo clínico.

The Washington Post