Coronavirus: el escándalo por la negociación con Pfizer abrió un debate interno en Juntos por el Cambio

·6  min de lectura
Patricia Bullrich llega a la conferencia de prensa de Juntos por el Cambio
Fabián Marelli

El escándalo político en torno a la fallida negociación para adquirir las vacunas de Pfizer también genera discusiones internas en Juntos por el Cambio . Mientras que desde el larretismo piden prudencia y apuestan a bajar el nivel de confrontación con el Gobierno debido a la creciente incertidumbre por la situación sanitaria, los sectores de la coalición opositora con posturas más intransigentes redoblan sus críticas e impulsan denuncias en la Justicia contra el Gobierno por el fracaso del contrato entre la Casa Rosada y la empresa norteamericana para la provisión de vacunas.

Si bien no hay una postura unificada en la fuerza sobre cómo deberán enfocar el cuestionamiento al Poder Ejecutivo nacional, en Juntos por el Cambio coinciden en que el Gobierno deberá dar explicaciones sobre las demoras en la campaña inoculación. Y advierten que la aceleración de la llegada de dosis al país, una bandera a la que se aferra el presidente Alberto Fernández en la antesala electoral, no alterará el reclamo: “El tiempo que se perdió era vital para que evitar muchísimas muertes. Las vacunas iban a llegar en diciembre, en enero y en febrero”, remarca Alfredo Cornejo, titular de la UCR, a LA NACION.

Críticas y denuncias

En la reunión de la mesa nacional de Juntos por el Cambio del lunes, los principales referentes del conglomerado opositor abordaron la polémica respecto del plan de vacunación de la administración de Fernández. El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, les adelantó a sus socios que la Ciudad abriría la inscripción para el personal estratégico y las personas con condiciones de riesgo de 18 a 44 años. Si bien mostró un optimismo medido por el arribo de dosis al país, el alcalde aclaró que el sistema de salud seguía bajo presión en la Capital y que, por ese motivo, había que prestar atención a la evolución de los casos. En ese tramo de la charla se generó un contrapunto con Patricia Bullrich, quien cuestionó las restricciones a la circulación y alertó sobre el impacto en la economía.

Pfizer. Proponen eliminar la palabra “negligencia” de la ley para destrabar las negociaciones

Tras la pelea política y judicial por las clases presenciales, los estrategas de Larreta no piensan alterar su estrategia discursiva y evitarán confrontar con la Casa Rosada por el plan de vacunación. Atento a las encuestas, el jefe de gobierno centra sus mensajes políticos en dos ejes: consenso y servicio. “Es un momento de mucha incertidumbre. La gente no quiere ver a los políticos peleando”, apunta una fuente de la Ciudad. Larreta solo se saldrá del libreto del “gestor” en temas institucionales.

“Todos queremos que lleguen la mayor cantidad de vacunas. Ahora eso no invalida el hecho de que el Gobierno debe rendir cuentas y brindar información”, señaló uno de los referentes del espacio que participó de la cumbre de la mesa nacional. Y advirtió: “Esperemos que la negociación por las vacunas no haya quedado a merced de la diplomacia de amigos, la ideología o los caprichos”.

En los debates internos, Bullrich hace hincapié en que Fernández debe explicar las “enormes demoras” en la vacunación, por las consecuencias sanitarias, económicas y educativas de las restricciones . Durante las últimas horas, Bullrich se reunió vía Zoom con Jesús Rodríguez, titular de la Auditoría General de la Nación (AGN), y Adolfo Rubinstein, exsecretario de Salud, para evaluar el plan de inoculación. Atenta al crecimiento del escándalo político, la exministra evalúa realizar una presentación ante la Organización de los Estados Americanos (OEA).

La reunión de la mesa nacional de Juntos por el Cambio
La reunión de la mesa nacional de Juntos por el Cambio


La reunión de la mesa nacional de Juntos por el Cambio

Los caciques de Juntos por el Cambio volverán a verse las caras el próximo martes, en la segunda reunión presencial del año. “Seguramente, vamos a tratar este tema el martes y espero que podamos acordar una posición”, anticipó un dirigente del espacio.

Desde la CC, el partido que lidera Elisa Carrió, remarcan que Fernández debe dar explicaciones sobre Pfizer, las demoras en la llegada de la segunda dosis de las vacunas Sputnik V y el contrato con Oxford-AstraZeneca y Hugo Sigman. “Estamos en contra del uso político de la angustia. Ahora: que no vengan a hacer la épica de las vacunas . Es deleznable. Vamos a seguir monitoreando y siguiendo todo muy de cerca”, advierte una espada legislativa de la fuerza.

Enojo, chats y llamados, la frenética madrugada que empujó a Vizzotti a una dura desmentida por las vacunas Pfizer que distribuye Covax

Luego de que la polémica que generó Santiago Cornejo, el director del Fondo Covax para América Latina, quien sostuvo que el Gobierno rechazó la inclusión de dosis de Pfizer entre los envíos dirigidos al país, pero luego se rectificó, el presidente de la CC-ARI, Maximiliano Ferraro, reclamó que el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y la ministra de Salud, Carla Vizzotti, asistan al Congreso para rendir cuentas e informar a la sociedad sobre las negociaciones para adquirir vacunas.

En tanto, un grupo de diputados de Juntos por el Cambio radicó hoy una denuncia penal ante la Justicia para que se investigue por qué el gobierno de Fernández no consiguió las vacunas en tiempo y forma.

Entre los firmantes de la presentación judicial aparecen varios integrantes del ala dura de Pro, como Omar de Marchi, Waldo Wolff y Fernando Iglesias. También están los radicales Álvaro De Lamadrid y Federico Zamarbide, cercano a Cornejo. Por su parte, Karina Banfi pidió que Vizzotti entregue “toda la documentación” sobre la negociación con Pfizer. “Necesitamos saber qué pasó y tener la información es una cuestión pública. La falta de vacunas atenta contra la vida de los argentinos, contra la educación y contra la capacidad de trabajar, no puede quedar una sola duda sobre quién fue el responsable de este fracaso”, lanzó la legisladora del radicalismo.

En la UCR hay distintas posturas sobre la polémica en torno a las tratativas del Gobierno para adquirir vacunas. Mientras que el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, evita criticar el plan oficial, Cornejo reclama explicaciones de la Casa Rosada. “El plan de vacunación ya fracasó. La aclaración del director de Covax para América Latina no cambia nada. El Gobierno tiene que explicar por qué solo Venezuela y la Argentina no consiguieron las vacunas de Pfizer. El reclamo sigue vigente”, señalan desde la cúpula del partido.

Desde el sector del radicalismo que lidera Martín Lousteau no ponen el foco en el contrato con Pfizer, como lo hizo Bullrich, sino en las demoras en la llegada de las dosis. “¿Qué pasa con la segunda dosis de la Sputnik? Toda la gestión del gobierno para conseguir vacunas fue un desastre. Que el Presidente diga cuál fue la cláusula inaceptable para que no lleguen millones de vacunas”, resalta el diputado nacional Emiliano Yacobitti (Juntos por el Cambio), principal armador de Lousteau, ante la consulta de LA NACION.

La acusación de Bullrich

Desde el larretismo, la CC y una línea interna de la UCR toman distancia de la denuncia pública que realizó Bullrich contra el gobierno de Fernández sobre el contrato con Pfizer. Días atrás, la titular de Pro dijo que la Casa Rosada había pedido coimas a los emisarios de la compañía. Pero, luego de que el laboratorio desmintiera el supuesto pedido de sobornos, la exministra dijo que Ginés González García, exministro de Salud, había pedido poner un intermediario.

Tanto Carrió como alfiles de Larreta sugieren que Bullrich debería haberse presentado ante la Justicia si tenía pruebas de las presuntas irregularidades . Pese a que el Gobierno la denunció en la Justicia por sus declaraciones, Bullrich se mostró satisfecha en la intimidad con su jugada. “Muchos la miraban con desconfianza y decían que había que ser prudentes. Era un tema que estaba tapado”, señalan en el entorno de la exministra.

Frente a las críticas, allegados a Bullrich aseguran que la exministra tiene “pruebas” para respaldar su denuncia y que las presentará ante la Justicia si la convoca un juez o un fiscal.