Coronavirus: escándalo en Filadelfia por un estudiante que robó vacunas para sus amigos

LA NACION
·2  min de lectura

El caso de un joven estudiante que vacunó contra el coronavirus a cuatro amigos en Filadelfia generó indignación en Estados Unidos, donde la escasez de vacunas ha impedido a muchos ancianos obtener la codiciada inyección.

Desde su rol como fundador de la organización Philly Fighting COVID (Philadelfia Luchando Contra el Covid-19, en inglés), el estudiante universitario Andrei Doroshin, de 22 años, supo ser aliado de la ciudad de Filadelfia en la lucha contra la pandemia del coronavirus. Hoy, ese vínculo quedó roto luego de que confesara haber tomado vacunas para inocular a un grupo de amigos.

Sputnik V: llegó el tercer vuelo de Aerolíneas Argentinas desde Moscú, con 220.000 dosis

La información fue confirmada por el mismo Doroshin en diálogo con el canal de noticias estadounidense NBC. Según detalló el joven, tras un día de vacunación masiva a personas que cumplían con los requisitos, habían sobrado cuatro vacunas que expirarían si no eran usadas, y por eso decidió vacunarse a él mismo a sus amigos.

A pesar de no ser enfermero autorizado para aplicar vacunas, Doroshin defendió su decisión. "Sostengo mi decisión; las dosis iban a expirar", dijo a NBC, y continuó: "Es mi error, un error que cargaré conmigo hasta el fin de mi vida, pero no es un error de la organización".

En un acuerdo no contractual, la ciudad de Filadelfia había proporcionado a Philly Fighting COVID miles de dosis de vacunas para distribuir en el sitio de vacunación masiva de la ciudad que abrió en el Centro de Convenciones de Pensilvania, a principios de este mes.

A raíz de lo sucedido, el gobierno municipal de Filadelfia cortó lazos con la organización, que en los últimos tiempos pasó de ser un grupo sin fines de lucro a una empresa que busca rentabilidad.

Con información de la Agencia AFP