Coronavirus: Ecuador enfrenta con toque de queda la nueva ola de contagios

·2  min de lectura
Carpas militares en el hospital de campaña montado especialmente para pacientes de coronavirus en Quito por la saturación de los centros de salud
Juan Diego Montenegro

QUITO.- Miles de ecuatorianos abarrotaron este viernes los mercados en busca de alimentos y otros artículos, antes del toque de queda del fin de semana para afrontar una nueva ola de contagios de coronavirus que mantiene colapsados a los hospitales de la mayor parte del país.

La gente salió a abastecerse luego de que el presidente Lenín Moreno decretara un nuevo estado de excepción en 16 provincias, con restricciones de movilidad y confinamiento absoluto desde la noche del viernes hasta el lunes.

Brasil, al límite: devastado por el coronavirus, se enfrenta a una epidemia de hambre

Amparado en un estado de excepción decretado esta semana, la nueva norma determina la suspensión de los derechos de libertad de tránsito, asociación y reunión, así como de inviolabilidad de domicilio “para evitar reuniones y aglomeraciones que provocan un contagio acelerado”, con supervisión de la fuerza pública.

Un hospital de campaña en Quito para pacientes de coronavirus
Dolores Ochoa


Un hospital de campaña en Quito para pacientes de coronavirus (Dolores Ochoa/)

También dispuso el trabajo a distancia para empleados públicos y privados durante casi un mes.

Carmen Suárez, una madre de familia de 42 años, dijo en un supermercado que “es mejor ser precavidos, por eso compramos lo que más se pueda, porque ya no vamos a volver a salir hasta el lunes. Así ha dicho el gobierno y tenemos que ser obedientes para no morir de ese bicho”. Escenas similares se vivieron en mercados callejeros y populares.

Los hospitales privados y públicos de 16 de las 24 provincias del país están colapsados por la gran cantidad de infectados de Covid-19, mientras cientos de enfermos deben esperar que se desocupen camas de terapia intensiva para ser atendidos.

Los toques de queda se repetirán durante los próximos cuatro fines de semana, según dispuso el decreto, con la esperanza de reducir la circulación del virus en uno de los países más golpeados por la pandemia de la región.

“El compromiso es quedarnos en casa, evitar la movilidad, todo va a estar cerrado, son solo dos días, pedimos comprensión”, dijo el presidente del Comité de Operaciones de Emergencias (COE) nacional, Juan Zapata.

Un paciente camina en un pasillo improvisado en el hospital de campaña montado en Quito
Juan Diego Montenegro


Un paciente camina en un pasillo improvisado en el hospital de campaña montado en Quito (Juan Diego Montenegro/)

Con Pfizer: la UE cerrará el mayor negocio de vacunas del mundo

Las provincias involucradas se encuentran en “emergencia sanitaria grave” y concentran a la mayoría de la población, añadió Zapata, a cargo del manejo de la pandemia y que recomendó el estado de excepción a Moreno.

Para impedir fiestas clandestinas y familiares las autoridades podrán “ingresar a dispersar y a disuadir, no a detener, pero sí a eliminar una aglomeración que es un potencial de riesgo de contagios”, advirtió.

Según las estadísticas del Ministerio de Salud, en las últimas 24 horas se registraron 5913 nuevos contagios, la segunda cifra más alta desde el inicio de la pandemia. Ecuador lleva en total 371.306 casos y 18.062 muertos.

Agencias AFP y ANSA