Coronavirus: la economía pesó en la decisión de los gobernadores de no sumar restricciones

Gabriela Origlia
·6  min de lectura
Los gobernadores priorizaron la atención de la crisis económica por encima del temor a más contagios
Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

CóRDOBA.- La llegada del calor y de la vacuna hacían prever a los dirigentes un verano más tranquilo en términos de contagios de coronavirus, lo que podría servir como un impulso a la actividad económica. Pero la aceleración de los números cambió los planes: después de la reunión del presidente Alberto Fernández con los gobernadores fuentes de la Casa Rosada hablaron de un "amplio consenso" para el toque de queda sanitario.

Con las horas, el panorama cambió; las cámaras empresarias de todo el país pidieron reconsiderar la idea e insistieron en que las restricciones eran un golpe de gracia. La economía se impuso sobre el temor a la posible derivación del mantenimiento de las flexibilizaciones. Colaboró, también, el hecho de que en la mayoría de los distritos el sistema sanitario todavía no presenta síntomas de estrés.

Trotta: "Nuestro objetivo es que en marzo tengamos clases presenciales en todas las escuelas del país"

El ministro de Gobierno de Salta, Ricardo Villada, explicó que en las conversaciones entre los gobernadores y Fernández quedó claro que no todas las provincias "viven la misma realidad" y planteó que la experiencia acumulada deja la enseñanza de que "las medidas uniformes en todos los lugares y sin distinguir la realidad epidemiológica y sanitaria no ha sido un buen remedio", incluso puertas adentro de un mismo distrito. Por ahora la Provincia, no modificó sus disposiciones.

El presidente de la Cámara de Comercio salteña, Daniel Betzel, apuntó que las ventas en diciembre fueron "mejor" que a nivel nacional, lo que atribuyó a una tarea en conjunto entre el sector y las administraciones municipales de Salta, Metan, Tartagal y Orán: "Nos fue mejor a lo esperado y acompañamos que ahora no impongan restricciones; en Salta sólo se endurecieron las limitaciones en los momentos críticos y eso permite seguir trabajando".

Para el mandatario cordobés, Juan Schiaretti la posibilidad cierta de que el sector turístico pueda seguir funcionando fue una de las claves para -por el momento- no restringir horarios. En la coyuntura optó por más controles en un intento de que los contagios no se espiralicen. Los primeros números del turismo son "alentadores" dentro de lo que puede ser (se trabaja a media máquina respecto de un año atrás). Su par santafesino Omar Perotti amagó con plegarse a la propuesta de la Nación, pero el descontento de los empresarios se hizo sentir. Ricardo Diab, presidente de la Asociación Empresaria de Rosario, remarcó que el comercio y la gastronomía no tienen incidencia en los contagios y que las medidas deben ser "justas" por la crisis económica.

Las finanzas provinciales cierran el año sin mayores sobresaltos por el volumen de las transferencias nacionales. El acumulado 2020 de los giros automáticos presenta un alza real del 0,9%, mientras que los no automáticos subieron 66,3 por ciento.

Los datos son de la consultora Politikon Chanco y enfatizan que los ingresos propios de las provincias registrarán una baja real "en la gran mayoría". De las que ya mostraron sus números cerrados del 2020, Misiones y Chaco muestran incrementos reales; Catamarca, Córdoba, Entre Ríos, Formosa, San Juan, Mendoza y Santa Cruz tuvieron bajas reales de diferentes magnitudes). Del resto, solo Tucumán tiene posibilidad de finalizar en alza.

Ingresos Brutos -la carga de las provincias que pesa sobre la actividad económica- es el que peor comportamiento muestra a lo largo del año en todas las jurisdicciones (Buenos Aires promedia una baja real de 16 puntos; Río Negro, 20; y San Juan, 18, lo mismo que San Luis; en Santa Cruz y Neuquén supera los 30 puntos, aunque en todos los casos queda por computar diciembre). Sólo tienen un incremento real anual Chaco y Misiones (último mes del año incluido). Para el resto, esa recaudación quedó muy atrás de la inflación.

Para este año los gobernadores dudan de cuánta será la asistencia nacional discrecional (hay elecciones pero también necesidad de ajuste por la negociación con el Fondo Monetario Internacional) y para los sectores empresarios las ayudas de la Casa Rosada ya se redujeron al mínimo. Estos factores también presionan a la hora de decidir restringir actividades por la pandemia.

La consultora Aerarium aporta, además, que hay un "sesgo bonaerense" en el reparto de recursos. En noviembre Nación concluyó la ASPO en la mayoría del país, pero no terminó de ejecutar el Programa para la Emergencia Financiera Provincial lanzado en abril para paliar los efectos de la cuarentena; Buenos Aires recibió $89.559 millones adicionales vía Ministerio de Economía, incluyendo el Fondo Federal Fiduciario. Además, el 51% ($6411 millones) de la distribución de programas alimentarios se destinaron a ese distrito.

"En un escenario de caída de los ingresos de las provincias y los municipios, el diseño y ejecución de la política de distribución y asignación de recursos debe dejar de lado la política partidaria y debe privilegiar el bienestar de todos; se debe brindar certidumbre a todos los gobernadores e intendentes en la distribución y asignación de recursos a cargo de Nación que posee el monopolio del financiamiento", agrega el informe.

Adolfo Brenan, vicepresidente de Producción de la Federación Económica de Mendoza, insiste en que el sector siempre estuvo en contra de las restricciones generalizadas: "Apoyamos que en Mendoza siempre se trató de hacer un equilibrio entre economía siguiendo protocolos y salud. Ahora hay turismo en sur provincial, en el Valle de Uco y en la montaña pero no llega al 30% de otras temporadas; la parte gastronómica, funciona un poco mejor pero limitar los movimientos sería el golpe de gracia". El gobernador Rodolfo Suárez en la reunión con Fernández sostuvo que eran los mandatarios los que debían decidir cómo seguir "en función de su realidad". El año pasado la recaudación propia del distrito cayó 14% en términos reales.

Las cámaras empresarias de Santiago del Estero realizaron gestiones ante el gobernador Gerardo Zamora para que no avanzara en nuevas limitaciones. Alejandra Rafael, titular de la Cámara de Comercio provincial, fue una de las dirigentes que mantuvo contactos. Explicó que en diciembre la Provincia "volcó mucho dinero a la calle, el equivalente a cuatro masas salariales", por lo que hubo mucho consumo. "Se vendió un 90% más de juguetería que hace un año; un 15% más de indumentaria en unidades, por ejemplo pero eso alcanza para pagar deudas -dice-. Cualquier cambio sería contraproducente; la gastronomía tuvo meses casi cerrada".

Los gobernadores atravesaron un juego de pinzas entre las presiones políticas y las económicas para resolver cómo seguir gestionando la pandemia y la cuarentena. Mientras los números del sistema sanitario les den oxígeno, la mayoría intentará resistir las mayores restricciones.