Coronavirus: dramáticos récords en Italia con 627 muertos y 4670 nuevos casos en 24 horas

Elisabetta Piqué

ROMA.- Sigue la pesadilla en Italia, donde el contagio del nuevo coronavirus no cede y aumentan dramáticamente las víctimas mortales. Según el último recuento de la Protección Civil, en 24 horas se registraron 627 muertos más -un nuevo récord- cifra que elevó el balance total de fallecidos a 4032, y 4670 nuevos contagios -también un pico-, algo que hizo trepar el total de casos en 47.021.

Más de la mitad de los nuevos decesos, 381, tuvieron lugar en la región de Lombardía, cuya capital es Milán, capital financiera de Italia y foco de un brote que ha puesto el sistema sanitario al borde del colapso. El jefe de la Protección Civil, Angelo Borrelli, en la cotidiana conferencia de prensa que fotografía unasituación cada vez más alarmante, también destacó que se registraron 689 curados más en 24 horas, llevando a 5129 el total, el único dato positivo.

Coronavirus en la Argentina: ¿el virus evolucionará como en Italia o como en Corea del Sur?

Entre las medidas extraordinarias tomadas por Italia para enfrentar la pandemia por el nuevo coronavirus,una prevé que el Servicio Sanitario Nacional contrate a 10.000 jóvenes médicos recién recibidos. Debido a la emergencia, los "neo-laureati" ya no deberán hacer el examen de Estado que en tiempo normales es obligatorio para conseguir la habilitación, sino que podrán sumarse enseguida a los médicos que se encuentran en la trinchera.

Como en otras oportunidades, Borrelli subrayó que las 627 personas habían muerto "con coronavirus" y no "por coronavirus". Reiteró, así, lo que el Instituto Superior de Sanidad de Italia viene repitiendo desde hace días, que es que, en base a los análisis de los datos que hay hasta ahora, la gran mayoría de los fallecidos son personas muy mayores, que padecían otras patologías. Se trata de una explicación que no logra tranquilizar a la opinión pública cada vez más impaciente y alarmada, que no ve la luz al final del túnel.

Los 60 millones de italianos se encuentran en cuarentena desde el 11 de marzo pasado. Pero nadie sabe hasta cuándo, ya que el primer ministro, Giuseppe Conte, ya hizo saber que extenderá las restricciones, en principio previstas hasta el 3 de abril, pero que evidentemente irán más allá. Desde el Ministerio de Educación ya hicieron saber que las escuelas y universidades no abrirán en esa fecha y que muy probablemente tampoco después de Pascua. Es más, mientras todos los grados ya cuenta, en mayor o menor medida con clases a distancias, ya corren versiones de que es probable que nunca se retomen las clases, sino que directamente recomenzarán a mediados de septiembre, cuando comienza otro año lectivo.

En medio de la incertidumbre por los efectos económicos devastadores por una parálisis que afecta a todos los rubros -salvo el de alimentos y farmacéutico, necesarios para la supervivencia de la población confinada en sus casas-, lo único claro era que el pico de contagios aún no ha llegado.

Si bien en los últimos días algunos expertos habían dicho que este llegaría pasado mañana, en la cotidiana conferencia de prensa el jefe de la Protección Civil, Borrelli fue brutalmente sincero. "Nunca sabremos cuándo será el pico, en base a las medidas tomadas, podría ser la semana que viene o la siguiente, pero no hay un dato científico, sino que hay tendencias que luego deben confirmarse objetivamente", dijo.

Aunque en diarios y noticieros hay relatos dantescos de terapias intensivas desbordados, en las redes sociales se multiplican pedidos deseperados de ayuda de parte de médicos de hospitales de ciudades como Bérgamo y Brescia, en Lombardía, castigados especialmente por el Covid-19, Borrelli insistió en afirmar que está todo bajo control. "Aunque es obvio que hay muchos hospitales que tienen las terapias intensivas ocupadas, no hay dificultades", aseguró, al desmentir que haya personas en el norte de Italia que mueren por falta de atención o cama.