Trump llamó al Covid-19 "Kung flu" y reveló que pidió no hacer tantos tests para bajar los casos

LA NACION



OKLAHOMA.- El presidente de Estados Unidos,Donald Trump, lo hizo otra vez. Tras meses sin presentarse en un acto con multitudes, ayer volvió a los escenarios. A pesar del peligro de contagio, dijo que estaba más fuerte que nunca y reforzó su postura con relación a la pandemia de coronavirus, que en su país ya causó más de 120.000 muertos, al hacer bromas y asegurar que el Covid-19 es la enfermedad con mayor cantidad de nombres, incluso el de "Kung flu", un juego con el término para referirse a las artes marciales de origen chino.

Desde que comenzó la pandemia en marzo, el republicano se mostró escéptico. Estados Unidos es el país más golpeado del mundo y, sin embargo, Trump no deja atrás ni las teorías conspirativas -que señalan a China como productor de este virus en un laboratorio para provocar una crisis mundial- ni su descreimiento de que el brote tiene más importancia de la que debería. "Es una enfermedad que tiene más nombres que cualquier otra, la puedo llamar 'Kung flu', le puedo decir de otras 19 maneras", afirmó en Tulsa, Oklahoma, frente a cientos de sus seguidores. Y también dijo que quiere que el país haga menos testeos porque si se testea es normal que las personas den positivo.

"Todos sabemos que esto de las pruebas es una espada de doble filo. Y aquí llega la parte mala: cuando hacés tantos tests, vas a encontrar más casos. Así que le dije a mi gente: 'Vayan más lento con las pruebas, por favor'", afirmó el presidente.

Además, dijo que el país había hecho pruebas a 25 millones de personas, mucho más que cualquier otro, y justificó así su declaración. En el encuentro, su primer mitin en 110 días pese a las preocupaciones de las autoridades sanitarias locales por una posible expansión del virus, muchos de los asistentes no llevaban tapaboca, algo común incluso en el mandatario, que en más de una oportunidad se mostró en público sin las medidas sanitarias correspondientes.

En los últimos días, el número de casos nuevos confirmados en 24 horas pasó de unos 21.400 a 23.200. Y en Florida, Georgia, Texas y Arizona -estados que levantaron sus medidas de confinamiento- las muertes diarias aumentan desde principios de junio.

Según los expertos, el crecimiento de la cantidad de casos puede explicarse en parte por la mayor disponibilidad de las pruebas diagnósticas. Los pacientes leves, que antes quedaban sin detectar por los límites sobre quién podía hacerse la prueba, ahora se incluyen en las estadísticas.



En campaña

El evento también sirvió a Trump para volver a hablar sobre las elecciones presidenciales de este año y declarar que "la mayoría silenciosa está más fuerte que nunca". Asimismo, al intentar explicar por qué en las gradas no había tanta gente como antes, culpó a la prensa por declarar "no vayan, no vayan, no hagan nada" e insistió en su postura de no dar tanta entidad al coronavirus.

Sin embargo, apenas horas antes del acto, el equipo de campaña reveló que seis miembros del personal que ayudaban a preparar el evento habían dado positivo de coronavirus. El director de comunicaciones del equipo, Tim Murtaugh, dijo que "se pusieron en marcha de inmediato los procedimientos de cuarentena" y que ninguno de los afectados ni quienes tuvieron contacto cercano con ellos asistiría al mitin.

La noticia sobre esas infecciones fue difundida poco antes del viaje de Trump a Oklahoma y el presidente se enfureció con sus colaboradores porque la información se había hecho pública, según dos funcionarios de la Casa Blanca y del equipo de campaña que solicitaron el anonimato porque no estaban autorizados a hacer declaraciones públicas sobre conversaciones privadas.

La última vez que Trump había protagonizado un acto como este, tres meses atrás, la tasa de desempleo era de 3,5% y el número de casos de coronavirus se estimaba en 91. Ahora, la tasa de desempleo es de 13,3% y el número de casos confirmados llegó a 2,2 millones.






Agencias AP y DPA