Coronavirus: el despliegue de vacunas del sistema de la OMS empezará en marzo en América Latina

Fabiola Czubaj
·5  min de lectura

Un primer envío de los nueve millones de vacunas para Covid-19 que adquirió la Argentina a través del sistema Covax podrían esperarse recién en marzo si se cumple el cronograma que está trazando la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Vacunas: la demora rusa sumó un nuevo traspié para los pronósticos del Gobierno

Esta tarde, en conferencia de prensa, funcionarios de la entidad que dirige Carissa Etienne anticiparon que están evaluando "país por país" los planes de inmunizaciones, incluida la logística disponible y el entrenamiento de los vacunadores, para organizar los primeros lotes de las naciones que firmaron acuerdos para adquirir vacunas a través de ese sistema de acceso internacional coordinado por la Alianza Gavi para las Vacunas, la Coalición para la Promoción de Innovaciones en pro de la Preparación ante Epidemias (CEPI) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). La OPS apoya el sistema Covax a través de su Fondo Rotatorio, que es a través del cual los países miembros adquieren vacunas de calendario.

Jarbas Barbosa da Silva, subdirector de la OPS, fue el encargado de dar las precisiones. Explicó que, hasta ahora, son 28 los países que respondieron con la información sobre su preparación para la vacunación contra Covid-19. En ese grupo, aparece la Argentina. Dijo, además, que "la distribución empezaría en la región en marzo" y de acuerdo con la preparación que tenga cada país "para recibir dosis de Pfizer y AstraZeneca", que son las dos empresas con las que más avanzado está el proceso de adquisición de dosis para entregar a través del sistema Covax.

"Estamos analizando las condiciones país por país y con los productores de las vacunas", indicó Barbosa. "Cada país elabora su plan nacional de inmunización para Covid-19. Ya contamos con información de 28 países de la región. Con esto, la OPS puede priorizar la cooperación técnica", agregó.

Prioridades

Aun cuando hay modelos que indican que hay que vacunar al 70% de la población para controlar la transmisión, las dificultades de producción imponen fijar prioridades. Ahora, según dijo Barbosa, eso es vacunar al personal de la salud, los mayores de 60 y las personas con comorbilidades, además de otros grupos esenciales que defina cada país "para salvar vidas" y reducir la presión sobre el sistema sanitario que genera una alta demanda de los servicios de salud.

"En este momento, no hay vacunas suficientes en ninguna parte del mundo para la vacunación masiva, por lo que es esencial la comunicación para que las dosis lleguen a los grupos considerados prioritarios", continuó el funcionario.

Ciro Ugarte, director de Emergencias en Salud de OPS, consideró a la vez que "es importante" por todo esto que cada país informe el estado de situación en cuanto a la logística, las etapas y la población que se irá vacunando, la capacidad instalada para asegurar la cadena de frío, el entrenamiento de los profesionales para la aplicación de las dosis y la comunicación a la comunidad.

"Hay países que están en condiciones de recibir las dosis y, otros, aún no", dijo Barbosa, que puso como ejemplo las exigencias de conservación a una temperatura de -70ºC de la vacuna de Pfizer.

La Argentina

En el caso de la Argentina, el país ya habría informado que cuenta con un equipo de coordinación nacional de la pandemia, una vía rápida de aprobación regulatoria de vacunas para Covid-19, la definición de grupos prioritarios del plan de vacunación y una comisión asesora en el uso de vacunas. Aún está "en curso" el entrenamiento para el uso de las vacunas, la evaluación de la capacidad disponible para mantener la cadena de frío y un plan para generar confianza pública en la vacunación. Entre estos indicadores, aún figura pendiente también la definición de la carta de acuerdo.

"La entrega de vacunas en la región va a empezar en marzo, pero aún no tenemos definida la cantidad de dosis", indicó Barbosa, aunque estimó la disponibilidad de unos 164 millones con la meta para 2021 de que cada país participante pueda vacunar al 20% de su población.

Por ahora, el único producto que ya reunió los dos requisitos exigidos para su incorporación a Covax es el de Pfizer/BioNTech: cerrar un acuerdo de provisión y ser precalificada por la OMS o evaluada por el organismo internacional e incluida en la lista de productos para uso de emergencia. AstraZeneca estaría cerca de completar ambos requisitos, según explicaron durante la conferencia de prensa. La demora se debe a que su producción de la vacuna de Oxford está descentralizada.

"Cuando un producto presentado para su inclusión en la lista de productos para uso de emergencia haya sido evaluado a través de otros mecanismos de emergencia por una autoridad rigurosa que comparta su información con el programa de precalificación, la OMS no tiene intención de duplicar el trabajo", se indicó a LA NACION.

Los 192 países que adhirieron al sistema Covax de adquisición de vacunas para Covid-19 empezarían a recibir una parte de las dosis reservadas en el primer semestre del año, con la mayor proporción de entregas recién en la segunda parte de 2021, de acuerdo con el detalle de distribución previsto hasta ahora que proporcionó la Alianza GAVI a este medio. Hasta ahora, están aseguradas por convenios 1640 millones de dosis hasta diciembre de este año: 145 millones estarían disponibles en marzo para su distribución. Entre 15 y 20 millones estaría el volumen que empezará a llegar a América latina.