Coronavirus y Día del Padre: comerciantes porteños piden ampliar el horario y trabajar el sábado

LA NACION

En pleno avance del coronavirus, aseguran que están dadas las condiciones y los protocolos para la prevención

Ante la inminente llegada del Día del Padre, el próximo domingo 21 de junio, la Federación de Comercio e Industria (Fecoba) le solicitó al gobierno porteño que durante esta semana se amplíe una hora la atención al público y que en lugar de abrir a las 11 lo hagan a las 10 de la mañana con el objetivo de favorecer las ventas por la conmemoración. Además, los vendedores pidieron permiso también para levantar las persianas el próximo sábado.

"Creemos que están dadas las condiciones para establecer esta excepción. Los protocolos sanitarios se están cumpliendo en prácticamente todos los negocios. Adelantar una hora el horario de apertura nos dará un poco más de margen para empujar algo las ventas", señaló Fabián Castillo, presidente de Fecoba.

Hasta el momento -y en línea con las restricciones impuestas por la pandemia de Covid-19-, los locales sólo pueden abrir a partir de las 11 y de lunes a viernes, indicó la entidad en un comunicado. "Además, es típico que el día anterior a esas fechas especiales haya más venta, por eso pedimos al gobierno abrir el sábado", explicó Castillo a LA NACION.

Hoy, en tanto, Fecoba decidió pedirle al gobierno nacional, en una nota enviada al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, la prórroga del programa Ahora 12 con el objetivo de que el consumo sea incentivado y mitigar las consecuencias económicas que está dejando a su paso la pandemia.

Más y más problemas para los comercios

De acuerdo a un relevamiento de la Federación, que agrupa a unas 200 cámaras de comercio, cerca de un 18% de los locales de la Ciudad (de alrededor de 130.000) debió cerrar, de manera definitiva, sus puertas agobiado por los problemas económicos. "Los que están ubicados en el micro y macrocentro son los más perjudicados porque no hay nadie por la zona, no hay oficinistas, no hay turistas", indicó Castillo. Además, planteó la preocupación que existe en algunos sectores, como entre las jugueterías, porque falta poco más de un mes para el Día del Niño y los comerciantes denuncian que no tienen suficiente stock de mercadería para ofrecer porque las fábricas y talleres no están trabajando.

Castillo volvió a plantear la desigualdad comercial evidente con los supermercados de grandes cadenas: "En los supermercados podrán seguir vendiendo ropa y calzado incluso el mismo domingo, mientras que los comercios de proximidad seguiremos cerrados".