Coronavirus. Los cuestionamientos de del gobierno de Santiago del Estero sobre el caso de la niña con cáncer

LA NACION
·2  min de lectura

El Ministro de Gobierno y Seguridad de Santiago del Estero, Marcelo Barbur, se pronunció hoy sobre el caso de Abigail Jiménez, la niña de 12 años con cáncer que volvía a la provincia norteña luego de un tratamiento y cuyo padre la cargó en brazos cuando los demoraron en el límite provincial. El funcionario dijo que contrariamente a lo que dijo la familia, el papá "no caminó con ella 5 kilómetros, caminó 70 metros", y que "la autorización de ingreso estuvo a los 20 minutos".

El lunes, Abigail junto a sus padres, Carmen y Diego, regresaban de Tucumán luego de un tratamiento oncológico a Santiago del Estero, donde residen. El padre, en diálogo con LN+, explicó ayer que las autoridades los retuvieron en la frontera hasta que el padre decidió llevarla en brazos, imagen que quedó registrada en un video que se volvió viral.

"La familia volvía en un auto alquilado por la municipalidad de Termas de Río Hondo, a las 14 horas, cuando se presentan en el puesto caminero se le solicita la documentación como cualquier persona que quiere ingresar en la provincia", explicó hoy a TN Barbur quien defendió el accionar de la policía.

Cuarentena en Santiago del estero: No los dejaron entrar y tuvo que llevar a su hija en brazosCuarentena en Santiago del estero: No los dejaron entrar y tuvo que llevar a su hija en brazos

Barbur señaló que ellos no tenían ninguna documentación por lo que "en el puesto caminero, le preguntaron al comité [de crisis provincial]" y a "los 20 minutos dieron la autorización". En ese interín, según dijo el funcionario, los padres y la niña "ya habían ingresado caminando y recorrieron 70 metros, no cinco kilómetros, y se habían sentado en un asiento de un quiosco".

El ministro aseguró que cuando se aprobó el ingreso del vehículo, la familia estuvo "cinco minutos en el quiosco, el auto los retiró y continuaron su camino" dentro de la provincia.

Consultado sobre si es correcto el accionar de la policía en casos críticos como el de Abigail, Barbur dijo que "lo correcto es que esa familia debería haber sacado el salvoconducto de salud al tratarse de una pequeña con problemas de salud; eso le permite poder circular con rapidez". Y recalcó que "esa es la primera falla" que ve en el caso y que la documentación es "súper accesible".

El padre de Abigail explicó ayer a LN+ que, cuando llegaron al puesto policial ,la niña "se puso nerviosa" ante la negativa de los policías para que puedan volver a su hogar.

"No nos comprendían y no nos dejaban pasar, y mi hija lloraba. Pasaron 20, 40 minutos y no me daban una solución. Pasó una hora y no me daban solución, nada. Seguí esperando hasta que decidí levantarla y llevarla caminando".