Coronavirus: crece la presión contra el gobierno de Uruguay para que aplique más restricciones

LA NACION
·6  min de lectura

MONTEVIDEO.- Uruguay superó la barrera de los 1000 casos diarios de coronavirus y en el sistema político se abrió un debate acerca de si se deben "ajustar más perillas" para detener el avance del virus. El partido conservador Cabildo Abierto, que integrla coalición oficialista, considera que es momento de "ser lo más restrictivo posible".

El planteo de disminuir la circulación tomó fuerza dentro del Frente Amplio en los últimos días. Consultado por El País, el senador socialista Daniel Olesker dijo que "medidas que amplían la movilidad, como extender horarios de bares, tienden a potenciar la circulación comunitaria del virus".

Coronavirus: Moderna afirma que su vacuna "debería" generar inmunidad por al menos un año

Señaló que "ajustar perillas" y "reducir la circulación" tiene que ir de la mano de apoyo económico. "Si no hay medidas compensatorias, no hay forma de reducir la movilidad", aseguró, en el entendido de que es necesaria la aplicación de una renta básica.

Pero el debate acerca de si es necesario ajustar las perillas, como dijo el presidente Luis Lacalle Pou , también se instaló ayer en la interna de la coalición de gobierno. Cabildo Abierto es partidario de seguir este camino.

"Desde lo sanitario entiendo a los sectores médicos que piden medidas restrictivas, y también el MSP en su asesoramiento es más restrictivo que las medidas que se han tomado. No cabe duda de que habría que tomar todas las medidas que paren la circulación del virus", dijo a El País el senador y líder de Cabildo, Guido Manini Ríos. De todos modos, aclaró que no está de acuerdo con la cuarentena obligatoria.

Manini dijo que "en su momento se habló de las diferentes perillas y ante este avance significativo de los contagios hay que ser lo más restrictivo posible". Como ejemplo citó el caso de ciudades fronterizas como Rivera y Chuy, donde se mantiene la actividad comercial pese al aumento de casos. "En estas circunstancias se generan movimientos que no son convenientes. Yo estoy de acuerdo que las medidas sean lo más restrictivas", explicó.

"El concepto de ciudad binacional ha habilitado el trasiego dentro de la ciudad y creemos que hay que tomar medidas en relación al comercio, para evitar que sea un llamador para gente que viene en excursiones", afirmó. "Tal vez sea una medida necesaria el cierre (temporal) de free shops; hay que estudiarlo bien", dijo.

Señaló que, en el este, lo importante es "hacer cumplir con los protocolos", ya que "hay cierta irresponsabilidad" de parte de jóvenes. "Hay que machacar y concientizar a la juventud que se está jugando la vida de otra gente", afirmó. En lo económico, dijo que "hay que atender a cada sector afectado" con medidas de exoneración fiscal. En una línea similar y que generó malestar en sus propios compañeros de bancada, el senador nacionalista Juan Sartori opinó en Twitter que desde el gobierno "se apostó a la libertad responsable", pero "no alcanzó". Pidió cancelar actividades con riesgos y apoyar a las industrias con "subsidios, exoneraciones".

Ante esto, el senador nacionalista Jorge Gandini cuestionó que Sartori haga este tipo de planteos desde Marbella (España). "Es una lástima que no lo diga en el ámbito que corresponde. Todos tenemos el teléfono del presidente y del secretario de Presidencia; el perfilismo en pandemia no es un buen camino", opinó.

"Los datos (de crecimiento del Covid-19) son preocupantes para todos, pero el gobierno se tiene que preocupar por la salud y la economía", explicó. Opinó que no es momento de medidas más restrictivas. "Los mismos que piden medidas restrictivas se pararon en la cuarentena obligatoria", añadió.

Por su parte, el senador blanco Sergio Botana señaló a El País que desde el punto de vista sanitario "se debe seguir en la misma línea" y "estar más alerta para advertir incumplimientos", pero en el plano económico hacen falta más medidas. "En lo económico se ha hecho muchísimo, pero hay que hacer más, porque hay empresas que no están preparadas para soportar más tiempo", afirmó. Botana aclaró que tampoco está "en la onda de la renta universal al barrer", en alusión a la propuesta del Frente.

El senador blanco Amin Niffouri dijo a El País que respalda al gobierno "en cómo se está manejando". "Las medidas de reducir movilidad, con la famosa renta básica, la dijeron el 13 de marzo cuando arrancó la pandemia. Vamos 10 meses, ¿se hubiera dado renta básica todo este tiempo?", preguntó y lamentó que el Frente "quiere hacer política con la pandemia". Con respecto a Sartori, dijo que si quiere hacer un planteo "no son las redes sociales" el lugar.

Desde el Partido Colorado, el diputado Felipe Schipani dijo al mismo medio que "el gobierno está tomando las medidas adecuadas". "Si hay un incremento que no está dentro de lo previsto, obviamente hay que endurecer, pero hoy no está así. Hay que ver la evolución de los próximos días", indicó.

"Febrero amargo"

El senador Sebastián Da Silva, del Partido Nacional, dijo a El País que en el pasado los uruguayos se horrorizaron "con Carmela" y "ahora los que están carmeleando son la mayoría de los uruguayos". "Vamos a tener un febrero amargo, muy difícil, y estamos en una carrera contrarreloj por la vacuna", indicó. A su juicio, en este momento, "todo el que rompió una burbuja es responsable".

A su vez, el diputado de Cabildo por Maldonado, Sebastián Cal, señaló a El País que preocupa lo que pueda pasar en los próximos días, porque "el despelote es hoy y las consecuencias las vemos en una semana". "La gente no está tomando conciencia", lamentó el legislador sobre las fiestas clandestinas.

Coronavirus. "Me da seguridad": la experiencia de los argentinos vacunados en el país que más rápido avanzaAlgunos científicos piden confinamiento obligatorio

"Ya no importan los motivos que explican por qué estamos dónde estamos. Importa que, si no vamos a un confinamiento ya, vamos a estar inmersos en una realidad muy angustiante que hasta ahora fue solo cosa de afuera". Así opinaba la doctora en Ciencias Biológicas, Verónica Nin, cuando sus pares científicos se enroscaron en una discusión explicativa sobre el aumento de casos registrado el domingo.

Su colega Álvaro Cabana, que integra el grupo de científicos que asesora al gobierno, ya había dicho que "la única manera" de bajar los contagios sería "con medidas más restrictivas". Cabana está elaborando un documento al respecto que hoy será analizado por el equipo de datos del grupo científico asesor. Entre los detalles se revela que casi toda Europa está en un escenario de máximo riesgo epidemiológico, según la escala de la propia comunidad europea, y que hasta los países que han rechazado el lockdown han tenido que ir hacia allí. Un ejemplo es Alemania que, desde ayer, impuso restricción de circulación por fuera de 15 kilómetros a la redonda en las zonas de más alta circulación comunitaria del virus. Incluso cerró las escuelas hasta fin de enero y los comercios no esenciales. En esa misma línea, el catedrático de Enfermedades Infecciosas, Julio Medina, dijo a Telemundo que un confinamiento "es inevitable" y la pregunta es "¿cuándo?".

El País, GDA