Coronavirus. Ante la cosecha más desafiante

Fernando Bertello

La cosecha, a pleno

Entre el avance de la cosecha -venía muy bien hasta que las últimas lluvias la demoraron en varias regiones-, las complicaciones por municipios y provincias que trabaron el paso al transporte de cargas y una ola de solidaridad desde diversas entidades, instituciones y productores para enfrentar la pandemia por el coronavirus en la Argentina.

Así, con este trasfondo, y siguiendo protocolos para evitar la propagación de la enfermedad, transcurrió esta semana para el campo. Una postal impensada se repitió: carteles en cabinas de tractores y cosechadoras indicando que allí solo puede estar el operario, preservación de distancias, desinfecciones y hasta algunos maquinistas transitando los lotes con barbijos para extremar recaudos. En Armstrong, por ejemplo, Carlos Esteban Strólogo aplicó varias medidas precautorias en esa línea.

En muchas zonas, quienes estuvieron con la soja de primera, la decisión fue recolectarla y embolsarla. La incertidumbre en torno del transporte y la estrategia de almacenarla en pos de aguardar mejores precios se impusieron. "Estamos dando prioridad a la soja y embolsando todo en silobolsas", contó Juan Pablo Iole, asesor de productores en el sudeste cordobés.

Según dijo, se están consiguiendo por el momento máquinas para hacer el embolsado, pero señaló que hay una alta demanda. En materia de rindes, se estaban obteniendo productividades entre un 5 y un 10% por debajo del año pasado. Los motivos de la baja tienen que ver con que faltó un poco de agua en el llenado -hay granos chicos- y también se registraron temperaturas muy bajas en ese período.

Ioele afirmó que se están siguiendo protocolos y recaudos, entre otros que en las cabinas de las máquinas solo vaya una persona.

En la zona de Bragado, esta semana las cosechadoras marcaron rindes de unos 4500 kilos por hectárea, por encima de los 4200 a 4300 kilos para esta época el año pasado. En esa región, Walter Malfatto estuvo estos días en 4900 kilos.

Antes de entrar en los lotes, sus operarios hicieron reparaciones de los equipos tomando recaudos, con barbijos y alcohol en gel en el galpón de reparaciones. "Estamos con la actividad normal", describió. Agregó que en la zona "se agotaron los bolsones" y que los productores se prepararon para cosechar y embolsar.

Esteban Viotto es productor de la zona de Las Peñas Sud, en Córdoba. En la semana cargó maíz para una destilería y también hizo aplicaciones de fungicidas en el cereal con avión. Como Malfatto, señaló que hay dificultades para conseguir silobolsas.

Fuentes del mercado de silobolsas reconocieron que "se disparó la demanda" pero que el abastecimiento se está haciendo como siempre. No obstante, reconocieron: "Si sigue este nivel de demanda en unas semanas la vamos a correr de atrás".

En medio de la cosecha, esta semana lo que se vio fue que muchos municipios y provincias avanzaron con restricciones que hicieron complicar el transporte de cargas. Esto más allá de que en algunos lugares los mismos camioneros decidieron, por ejemplo, no hacer movimientos hasta los puertos.

En el sector llegaron a relevar 70 municipios que impidieron el paso a los camiones. En esta línea, se escucharon decenas de audios de transportistas alertando por los inconvenientes en diversas regiones.

Por ello, unas 30 cámaras de la agroindustria hicieron una carta para los gobernadores pidiendo que intercedan ante los municipios que pusieron restricciones.

"En todas nuestras plantas de insumos, acopios, puertos, fábricas de molienda y procesamiento hemos instrumentados protocolos preventivos sanitarios estrictos incluyendo controles de temperatura a todo el personal y prestadores de servicios, por lo que consideramos que los Municipios en rebeldía deben confiar en la eficiencia de estas medidas", dijeron las entidades en la carta.

Roberto Palomo, vicepresidente de la Asociación Civil Productores Agrícolas y Ganaderos del Norte (Apronor), se quejó por inconvenientes en la provincia de Santiago del Estero, entre otras del norte. "No podemos ingresar a los campos y desplazarnos hacia los pueblos a trabajar con la maquinaria y la camioneta. Tampoco se esta pudiendo cargar hacienda ni se ha podido hacer pulverización de los campos. Estamos totalmente paralizados por una orden del gobernador Gerardo Zamora de no dejar transitar a nadie", señaló.

Desde el gobierno de Santiago del Estero negaron restricciones para los transportes de carga. "Nosotros no tenemos ninguna medida prohibitiva que impida circular a los camiones con mercadería. Se está respetando y haciendo cumplir el decreto nacional", dijo Marcelo Barbur, ministro de Gobierno, Seguridad y Culto de la provincia.

Sobre los cortes en algunas localidades, el ministro Barbur aseguró que como "hay pueblos que tienen hasta siete vías de acceso lo que han hecho los mismos habitantes es que han cerrado algunas entradas para controlar el tránsito. Esto se hizo para que el transito se concentre en dos o tres accesos y que se vuelva más fácil tener un control, pero no están todas cerradas".

En medio de las complicaciones, el Ministerio de Transporte aprobó la certificación de una declaración jurada que habilita a circular a los transportistas que realizan servicios terrestre de cargas, nacionales e internacionales, declarados esenciales. La medida ratifica la excepción de la cuarentena de las personas afectadas a las actividades y servicios de comercio exterior, transporte de mercaderías, petróleo, combustibles, GLP y producción y distribución de biocombustibles.

La mano tendida desde el sector

Una ola imparable que continúa. En medio de la pandemia por el coronavirus, en el interior se conocieron decenas de iniciativas solidarias con la participación de productores para comprar respiradores artificiales u otros insumos básicos para enfrentar la emergencia sanitaria. Lincoln, Pehuajó, Carlos Casares, Olavarría, Bolívar, Azul, General La Madrid, Coronel Suárez, Canals, La Carlota, 9 de Julio, San Antonio de Areco, General Villegas, Ayacucho, Laboulaye (la lista es larga)...

Una iniciativa solidaria logró que en Bragado se recaudaran $9.000.000 en tres días para comprar insumos médicos para el Hospital Municipal San Luis con el fin de atender a la población por el coronavirus. En la iniciativa, bajo el paraguas del Bragado Club con la cooperadora del centro de salud, se sumaron productores autoconvocados, cerealistas y distintas organizaciones como la Federación Agraria local, la Sociedad Rural y otras empresas de la zona que trabajan en conjunto con la cooperadora del hospital.

La iniciativa surgió luego de que Juan Pedro Aristi, un productor y empresario del agro, asistiera a una reunión del comité de crisis de la Municipalidad de Bragado para poner en contexto la emergencia sanitaria. En tanto, la Sociedad Rural Argentina (SRA) informó que ponía a disposición de las autoridades las instalaciones de su predio de Palermo por si fuera necesario. "Dios quiera no haga falta, pero nosotros estamos disponibles", dijo Daniel Pelegrina, presidente de la entidad.

En Santa Fe, todas las sociedades rurales que forman la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe, pusieron a disposición de las autoridades santiarias sus predios en caso de que se necesiten como espacio sanitario. También la Sociedad Rural de Tucumán puso a disposición su predio. Las consignas que los productores pusieron en marcha para hacer las colectas apuntaron todas a movilizar la solidaridad desde el sector. "Mientras más seamos, más podremos ayudar" resumía el mensaje que prepararon en Carlos Casares varias entidades ligadas al campo.

Con la colaboración de Belkis Martínez y Gabriela Origlia