Coronavirus: la conmovedora declaración de amor de un contagiado a su esposa

LA NACION

Las imágenes de los hospitales de en Europa, en particular en España e Italia, conmueven al mundo por el avance del coronavirus. En la últimas horas, el video de Fidel, un adulto mayor internado se convirtió en viral por su carga emotiva, pero no por la situación de los centros sanitarios, sino por el amor que el hombre le manifestó a su esposa a través de una videollamada.

Fin de la cuarentena: ¿cómo y hasta cuándo se extiende?

En el video, grabado en Barcelona España, se logra ver cómo dos enfermeras le acercan una tablet a un adulto mayor que dio positivo en el test de covid-19, que le permite iniciar una videollamada con su esposa. Visiblemente conmovido, el hombre se dirige a su mujer: "Te quiero tanto, Antonia, te quiero más que a mi vida, mi vida no tiene ninguna importancia, la tuya sí", le dice.

Las imágenes se convirtieron en viral luego de que el actor español Fernando Tejero las compartiera en su cuenta de Instagram.

La realidad del personal sanitario en España

Hace algunos días, en España, se dio a conocer la carta abierta de una enfermera, que, con mucho dolor, relata lo que viven día a día los trabajadores sanitarios en los hospitales, que ya no pueden tomarse días de descanso ni por situaciones tan extremas como el fallecimiento de un familiar.

"Soy enfermera de un gran hospital de la Comunidad de Madrid. Aunque podría escribir acerca de muchas cosas, hoy quiero contar la historia de una compañera de carrera", escribió una enfermera española que trabaja en Atención Primaria en una carta abierta que envió al periódico ABC. "Su padre ha fallecido por el Covid-19. Estaba en una residencia de Madrid aislado y mi compañera, mi amiga, ha estado yendo como voluntaria en su tiempo de descanso para poder colaborar en la asistencia sanitaria a los ancianos de esa residencia y poder ver a su padre. Una gran ventaja ser enfermera".

En el texto, la mujer contó que, luego de que el hombre falleciera durante la madrugada, horas después, su compañera fue a trabajar igual que lo hace cada día. "Esta mañana ha tenido que ir a su centro de salud, ponerse el pijama y atender a sus pacientes porque estaban suspendidos los permisos, también los de fallecimiento".

Por eso, la enfermera insistió sobre las contradicciones de celebrar el trabajo del personal sanitario mientras los organismos vinculados a la salud los obligan a trabajar en cuestionables condiciones. "Y nos llaman héroes... Vamos a trabajar sin los equipos de protección necesarios", escribió. "Tenemos contacto con el Covid-19, y si no tenemos síntomas, vamos a trabajar, se muere nuestro padre y vamos a trabajar", añadió. "Esto no es heroicidad ni vocación. Esto es inhumano".