Coronavirus: así fue el primer concierto con público reducido y distanciamiento social en Estados Unidos

Europa Press

Tres días después de la fecha inicialmente anunciada para cumplir con las normas de las autoridades locales, en la noche de este lunes tuvo lugar finalmente el primer concierto con público reducido y distanciamiento social en Estados Unidos.

Fue en la sala TempleLive de Forth Smith (Arkansas), con el líder de Bishop Gunn, Travis McCready, ante una público de 229 personas en un local que tiene una capacidad máxima de 1.100 butacas -también se emitió en formato de pago por streaming-.

Las entradas se vendieron por 20 dólares en Ticketmaster y se pudieron comprar en paquetes de dos a doce unidades para favorecer así la asistencia de pequeños grupos de personas juntas. La artista invitada fue Lauren Brown.

Durante la actuación, se mantuvo la distancia de seguridad de dos metros entre los diferentes grupos de asistentes. A todos se les tomó la temperatura antes de entrar y el uso de barbijos fue obligatorio, mientras que la entrada a los aseos se limitó a diez personas a la vez.

La reducción de la concurrencia es una medida impuesta por los gobiernos para favorecer el distanciamiento social y evitar así la propagación de la pandemia del coronavirus.

Grandes promotoras como Live Nation, que opera en todo el mundo, planean ya este tipo de conciertos para poder retomar la música en vivo cuanto antes. Otras opciones son los conciertos en formato autocine, dividir la pista en diferentes sectores o el streaming de pago.