Coronavirus: la Comisión Europea hizo público el contrato AstraZeneca por la vacuna

LA NACION
·3  min de lectura

BRUSELAS.- Con párrafos confidenciales mantenidos en reserva, la Comisión Europea hizo público el contrato con la compañía AstraZeneca, a fin de aumentar la presión por el cumplimento de lo pactado en los tiempos de entrega de las vacunas contra el Covid-19.

En el contrato de 41 páginas, que presenta fragmentos censurados y hasta una página entera "en negro", ambas partes dan común acuerdo en puntos referidos a precios, modalidades de pago y calendario preciso de las entregas.

La herencia de Maradona: el reclamo de Diego Junior en la agonía de su padre

El vocero de la Comisión, Eric Mamer, dijo que la divulgación del documento muestra que el acuerdo firmado incluye las fábricas de AstraZeneca en el Reino Unido y que "estas plantas contribuirán al esfuerzo para entregar dosis a la Unión Europea".

De esta manera, la controversia por los tiempos de entrega de las vacunas pareciera centrarse en dos puntos críticos: por un lado, alcanzar el "mejor esfuerzo" para cumplir las metas, y por otro lado el papel de las fábricas de AstraZeneca en el Reino Unido en la producción de vacunas para la UE.

Mamer también señaló que la divulgación del contrato previamente confidencial probaría que AstraZeneca se había comprometido a un calendario de entrega claro y no simplemente a hacer los máximos esfuerzos para cumplir el contrato de la UE.

Esta semana, el director general de la compañía, había justificado los rechazos debido a problemas en una planta en Bélgica a lo que la UE reaccionó enérgicamente alegando que el contrato no estipula que la producción de las plantas en el Reino Unido estén reservadas a solo ese mercado, por lo que el laboratorio debería utilizar esa producción para cumplir sus compromisos en Europa.

Mejorar los esfuerzos

En sus declaraciones de esta semana, Soriot había insistido en que AstraZeneca se había comprometido a hacer su "mejor esfuerzo" en alcanzar metas de producción y distribución, una interpretación que la UE rechazó airadamente de inmediato.

En efecto, el contrato menciona reiteradamente la fórmula del "mejor esfuerzo", pero la UE alega que esa expresión legal se refiere a un momento en que aún no era seguro de alcanzar una vacuna eficaz contra el covid-19.

El contrato en cuestión estipula que "AstraZeneca se compromete a hacer todos los esfuerzos razonables para desarrollar la capacidad de producir 300 millones de dosis de la vacuna, sin ganancias ni pérdidas", y menciona la opción de la UE de ordenar 100 millones de dosis adicionales.

La Anmat prohibió un barbijo y medicamentos

Para la presidenta de la Comisión, Usula von der Leyen, la idea de hacer el máximo esfuerzo, se aplicaba cuando aun no había certeza de que se desarrollaría una vacuna. "Hemos pasado ese punto. La Vacuna está ahí y hay cantidades extremadamente precisas de entregas en el contrato", objetó.

Fuentes de la UE señalaron que no es verdad que la idea del mejor esfuerzo sea un concepto subjetivo. "El 'mejor esfuerzo razonable' es un recurso legal estándar, generalmente utilizado en este tipo de acuerdos cuando uno compra algo que no existe' todavía", explicó un funcionario que solicitó el anonimato.