Coronavirus en China: efectuaron pruebas a más de 4,4 millones de habitantes por un nuevo brote

LA NACION
·2  min de lectura

PEKÍN. Las alertas se encendieron en China ya que los contagios siguen apareciendo. Más de 4,4 millones de habitantes en la ciudad de Senyang, en el noreste de China, fueron testeados por las autoridades luego de que se descubriera un nuevo brote de coronavirus. Por el momento, sólo un caso resultó positivo y otro fue informado en otra ciudad en la provincia de Liaoning.

El domingo, el país informó un total de ocho casos de transmisión interna, incluidos varios en la provincia nororiental de Heilongjiang, un bebé de 8 meses en Pekín, y uno en la provincia de Hebei, en las afueras de Pekín.

Tanto Pekín como la provincia de Liaoning reclasificaron algunas zonas con la categoría de riesgo medio y aislaron complejos residenciales donde previamente descubrieron casos. Además, dos universidades en Pekín anunciaron el sábado que van a adelantar las vacaciones de invierno por la epidemia.

China autorizó el viernes su primera vacuna contra el coronavirus de fabricación nacional. Mientras tanto en la capital del país comenzó una vacunación a gran escala para grupos prioritarios.

Boris Johnson advirtió que implementará medidas estrictas para contener el virus

En Australia también se están tomando nuevas medidas. Los estados de Nueva Gales del Sur y Victoria registraron brotes. Como consecuencia, más estados y territorios en el país decidieron reimponer restricciones de viaje para impedir que se propague el virus.

El Territorio de la Capital Australiana restringió el ingreso de no residentes que estuvieron en las playas del norte de Sydney - donde se han concentrado los brotes -, el Gran Sydney, y otros centros menores, a menos que cuenten con algún permiso.

El Papa criticó a los que se van de vacaciones para huir de los confinamientos

Por su parte, la isla estado de Tasmania señaló los lugares en donde estuvieron los casos confirmados, y prohibió el ingreso de personas vinculadas directamente con los casos más recientes en Victoria, además de aquellas personas que procedan de las playas del norte de Sydney.

La medida fue adoptada luego de que Tasmania declarara al Gran Sydney y la zona de Wollongong, al sur de Sydney, como zonas de riesgo medio. Exige a los viajeros que se sometan a una cuarentena de 14 días a su llegada.