Coronavirus en Chile: los vacunados con Sinovac y Pfizer podría necesitar una tercera dosis

·3  min de lectura
Los vacunados contra el coravirus con Sinovac y Pfizer podría necesitar una tercera dosis en Chile
Los vacunados contra el coravirus con Sinovac y Pfizer podría necesitar una tercera dosis en Chile

SANTIAGO, Chile.- Luego de que el Ministerio de Salud de Chile difundiese un estudio que arrojó una alta efectividad para la CoronaVac en la protección frente a contagios y hospitalizaciones, los expertos consideran que tanto los vacunados con el fármaco chino de Sinovac Biotech, como aquellos que recibieron la aplicación de Pfizer, podrían tener que ser inoculados con una tercera dosis.

“Una hipótesis probable es que se necesite una tercera dosis, entre los seis y los 12 meses, y a partir de ahí habrá que volver a vacunar cada año, pero todo eso tiene que confirmarse”, dijo el director general de Pfizer, Albert Bourla, durante un evento realizado el jueves de esta semana, según informó el medio chileno La Tercera.

“Por otro lado, las variantes jugarán un papel fundamental. Es extremadamente importante reducir al máximo el número de personas vulnerables al virus”, agregó Bourla.

Mercado negro y vacunas truchas. Crece la preocupación del Gobierno por la oferta sin control de dosis falsificadas

La segunda ola de coronavirus impactó de lleno en el sistema de salud de Chile que es, sin embargo, el país que más rápido avanza con la campaña de vacunación en América Latina y uno de los más veloces del mundo.

“La idea de la aplicación de una tercera dosis para las vacuna contra el Covid-19 ha sido planteada desde hace algún tiempo por algunos investigadores como una manera de promover respuestas inmunes más robustas en individuos que responden débilmente a la vacunación, prolongar la inmunidad contra este virus en el tiempo y complementar o intensificar la protección conferida por las dosis anteriores para neutralizar posibles nuevas variantes del virus que están circulando mundialmente”, dijo en una nota a Qué Pasa el académico de la Universidad Católica y director del Instituto Milenio en Inmunología e Inmunoterapia, Alexis Kalergis, quien también dirigió el ensayo clínico de la Coronavac.

A su vez, indicó que el uso de una tercera, o incluso una cuarta dosis para reforzar la inmunidad, es algo frecuente en la actualidad con los esquemas de otras vacunas. En igual sentido, el virólogo Rafael Medina recordó que “históricamente hay vacunas que nos ponemos nosotros o nuestros hijos, que necesitan una segunda o tercera dosis”.

AstraZeneca suma traspiés y crece la preocupación global por el plan de la OMS

Por su parte, la viróloga e investigadora del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, Vivian Luchsinger, explicó que cuando se inocula una dosis de refuerzo lo que se hace es estimular nuevamente la producción de anticuerpos y aumentar la cantidad de circulación de los mismos. Entonces, mientras más anticuerpos tenga una persona, mejor preparada está para defenderse cuando ingrese el virus.

La investigadora -según La Tercera- explicó que las dosis de refuerzo se utilizan con bastante frecuencia, sobre todo en las vacunas inactivadas, como la de Sinovac. “En este tipo de vacunas, la cantidad de antígeno es fija y necesitan habitualmente dosis de refuerzo. En ellas tener varias dosis mejora la respuesta inmune”, señaló Luchsinger.

Un matemático argentino proyectó cuándo y cuál será el pico de la segunda ola

Durante la reunión de la semana pasada, el Instituto de Salud Pública (ISP) se planteó también que una segunda dosis de la vacuna CanSino, desarrollada por el Instituto de Biotecnología de Pekín y recién aprobada en Chile, que incluye en principio una dosis única, podría elevar los índices de protección que presenta en los estudios clínicos realizados, que hasta ahora demuestran una eficacia general de 68,83% a los 14 días.