Coronavirus: por la nueva cepa, Inglaterra superó el pico de hospitalizados de la primera ola

LA NACION
·3  min de lectura

LONDRES.- A poco más de una semana de haber notificado al mundo sobre una nueva cepa del coronavirus detectada en el país, más infecciosa, el Reino Unido anunció que el brote en su territorio estaba fuera de control y ahora lo confirmó con cifras: según las autoridades de Inglaterra, la cantidad de pacientes internados ya es mayor a la de la primera ola.

El número de hospitalizados por Covid-19 superó la marca del 12 de abril, cuando había alcanzado los 18.974, con 20.426 personas internadas y además el número de contagios también llegó a un nuevo récord: 41.385, según cifras oficiales.

Coronavirus hoy en la Argentina y el mundo: minuto a minuto y las novedades

Desde el inicio de la pandemia, más de 2,3 millones de personas se contagiaron y 71.000 murieron en el país.

"Muchos de nosotros perdimos a miembros de la familia, amigos, compañeros y, en un momento del año en el que normalmente estaríamos celebrando, mucha gente se siente naturalmente angustiada, frustrada y cansada", declaró el director general del servicio nacional de salud británico, Simon Stevens, en un video publicado en Twitter.

"Y aquí estamos de nuevo en el ojo del huracán con una segunda ola de coronavirus arrasando a Europa y a este país", añadió.

Los servicios hospitalarios están "muy, muy cargados", declaró por su parte Matthew Kershaw, responsable de un hospital en Croydon, al sur de Londres, y habló en diálogo con la BBC de un "momento difícil".

En este contexto los hospitales están cancelando procedimientos no urgentes para hacer espacio para los pacientes. El doctor Nick Scriven, expresidente de la Sociedad de Medicina Aguda, dijo ayer que el creciente número de hospitalizados era "extremadamente preocupante".

El fin de semana anterior a Navidad el primer ministro británico, Boris Johnson, y sus asesores científicos confirmaron que una variante del coronavirus, que podría ser hasta un 70% más contagiosa, se estaba propagando rápidamente. Sin embargo afirmaron que no se cree que sea más mortal o que cause una enfermedad más grave.

Tras ello las autoridades anunciaron la adopción de estrictas medidas de restricción social en Londres y el sudeste de Inglaterra, mientras que los planes para reducir las limitaciones durante las fiestas en todo el país cambiaron drásticamente o se desecharon por completo.

Apuesta por las vacunas

Para salir de la crisis el gobierno de Johnson pone sus expectativas en las diferentes candidatas para detener el brote de coronavirus. La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios dará en los próximos días su opinión sobre la droga desarrollada por el laboratorio británico AstraZeneca y la Universidad de Oxford, tras haber autorizado la de Pfizer/BioNTech que se inyectó a más de 600.000 personas desde el 8 de diciembre.

Stevens estimó que "al final de la primavera" boreal todas las personas vulnerables del país habrán sido vacunadas. "Esto constituye quizás el mayor rayo de esperanza para el año que viene", subrayó.

Pero los esfuerzos deberán duplicarse hasta dos millones de inyecciones a la semana para evitar una tercera ola de la pandemia, según las estimaciones de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, divulgadas por el diario The Telegraph.

Agencias AFP, AP y Reuters