Coronavirus: cautela entre los especialistas argentinos por el descubrimiento de una droga para pacientes graves

María Paula Etcheberry

Mantener la cautela. Esa es la recomendación de los especialistas frente al último descubrimiento vinculado al tratamiento del nuevo coronavirus, que sugirió que la dexametasona reduce la mortalidad en pacientes graves de Covid-19. Aunque esto generó enormes expectativas en un mundo atravesado por la pandemia, los infectólogos consultados por LA NACIÓN advierten que es necesario realizar más estudios para corroborar con mayor solidez la efectividad del medicamento. También alertan que este corticoide, económico y de fácil acceso, no puede usarse para casos leves, y debe destinarse solamente a los pacientes graves.

"Yo compro", dijo el viceministro de Salud de Axel Kicillof sobre la extensión hasta el 15 de septiembre

"Lo más interesante y atractivo de este resultado es que se trata de una droga económica y accesible", apuntó Leda Guzzi, médica infectóloga de la Clínica Olivos de Swiss Medical, e integrante de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI). "Pero hay que tomar con cautela los resultados. Son promisorios y alentadores, pero hacen falta más estudios que corroboren este mismo hallazgo, si bien se trata de un estudio riguroso, serio y de alta calidad", completó Guzzi.

"Siempre se abre una esperanza, pero no hay todavía una evidencia científica clara de que la droga sea efectiva. Hay muchas idas y vueltas. Hay que ser muy prudentes. Para convertirse en evidencia científica, deben hacerse más estudios que comprueben lo mismo. Recordemos lo que ocurrió con la hidroxicloroquina", observó, en una línea similar, Ricardo Teijeiro, médico infectólogo del Hospital Pirovano. En un amplio estudio publicado en la revista The Lancet , realizado con cerca de 15.000 enfermos, se señaló que ni la cloroquina, ni su derivado hidroxicloroquina son eficaces contra el coronavirus en los enfermos hospitalizados y estas moléculas aumentan incluso el riesgo de muerte y de arritmia cardíaca. La OMS pidió, en los últimos días, reanudar los estudios para revisar la seguridad de ese fármaco.

"Todavía no está publicado el artículo (sobre la dexametasona). No conocemos los detalles del estudio. Hay que tomarlo con cautela. Estamos en una situación donde no tenemos ningún tratamiento que sirva, y estos son datos interesantes y esperanzadores, pero hace falta corroborarlos", explicó Martín Hojman, infectólogo del Hospital Rivadavia y miembro de la SADI.

Uso

Las conclusiones sobre los efectos positivos de la dexametasona para los pacientes graves de coronavirus, se desprenden del estudio Recovery, de la Universidad de Oxford, en Gran Bretaña. Es una de las varias líneas de investigación que la institución estudia. El uso de ese corticoide no es beneficioso en los casos leves, y, por eso, debe aplicarse exclusivamente en pacientes graves, que requieren oxígeno o asistencia respiratoria mecánica.

Coronavirus: giro de la OMS, que retoma los ensayos clínicos con hidroxicloroquina

"Todos los procesos infecciosos de esta magnitud terminan en un proceso inflamatorio. Cuando el paciente se empieza a agravar y tiene compromiso respiratorio, con una respuesta inflamatoria excesiva, ahí puede usarse el corticoide. El desencadenamiento del proceso inflamatorio se da siempre en la última etapa de la enfermedad. El paciente que evoluciona mejor no llega a esa etapa", explicó Teijeiro.

"La dexametasona es un corticoide que actúa como antiinflamatorio. Se usa en cuadros de bronquitis, de asma y faringitis", agregó, sobre las propiedades del fármaco, que también se utiliza para tratar enfermedades autoinmunes e infecciones que derivan en procesos inflamatorios.

Si se aplica en pacientes con síntomas leves, puede agravar la enfermedad. "Hay que usar los corticoides en el momento adecuado. El beneficio no es universal, es sólo para un subgrupo específico de pacientes. Usarlos en la primera fase de la enfermedad, que es la viral, puede ser perjudicial e incluso agravar la situación del paciente, porque disminuye la respuesta inmune inicial contra el virus. Sirve para la tercera fase, la inmunológica e inflamatoria. Pocos pacientes llegan a esta etapa", completó Guzzi.

"El Ministerio de Salud aún no se expidió sobre estos resultados. Es importante que toda la medicación que se utilice sea en el marco de estudios clínicos", concluyó Guzzi, sobre la posible implementación del medicamento en la Argentina.