Coronavirus. En Catamarca producirán los superbarbijos creados por el Conicet

LA NACION
·2  min de lectura

El barbijo llegó para quedarse, al menos en el futuro inmediato, y los "superbarbijos" ideados en el Conicet van a ser confeccionados en Catamarca, según informaron el gobernador Raúl Jalil y la ministra de Ciencia e Innovación Tecnológica, Eugenia Rosales Matienzo. Se trata de 3000 unidades de barbijos ATOM Protect, hechos con tela autosanitizante y con propiedades bactericidas y antihongos, que serán confeccionados por alumnos e instructores del Centro de Formación Misión Monotécnica N° 71, de Fray Mamerto Esquiú, y destinados a quienes lo requieran de manera prioritaria en el territorio provincial.

Lo que los diferencia de un barbijo común es que, cuando el virus entra en contacto con el material, las propiedades activas del mismo inhiben la capacidad viral y así se evita que el virus traspase las capas del barbijo y que permanezca vivo en la superficie de la tela.

En los tapabocas convencionales -explican desde la empresa Kovi SRL, que también forma parte del desarrollo junto al Conicet- el virus siempre queda pegado en la tela del lado exterior y se mantiene en forma activa durante su ciclo de vida. Esto genera que pueda, incluso, sortear dicha barrera, si la confección y materiales no son los adecuados.

Pero hay otro riesgo más grande: la conformación de la colonia de gérmenes y virus a centímetros de los ojos, la boca y la nariz, que ante el desplazamiento del barbijo o el contacto de las manos con el mismo, se contaminan rápidamente y pueden ingresar al organismo y contagiar.

Ciudad. Desde el lunes comienza la reapertura gradual de todas las escuelas

"Catamarca se encuentra a la vanguardia para desarrollar y producir este tipo de herramientas para cuidarnos entre todos. De esta manera, la tecnología nos brinda una herramienta clave para poder ocuparnos de quienes nos cuidan y de poder, de alguna forma, estar más tranquilos ante la pandemia", destacó la ministra Rosales, sobre los superbarbijos desarrollados entre el Conicet, la Universidad Nacional de San Martín, la Universidad de Buenos Aires y la empresa Kovi SRL.