Coronavirus: más casos sospechosos en villas porteñas por las tareas de búsqueda activa

Valeria Musse

Este fin de semana se inició en Ciudad Oculta, como es denominada la villa 15 de Lugano, la búsqueda casa por casa de personas infectadas por coronavirus. Se trata del cuarto barrio popular porteño en el que se extiende el operativo Dispositivo Estratégico de Testeo para Coronavirus en Terreno de Argentina (Detectar), implementado junto con el gobierno nacional en un intento de controlar uno de los principales focos de la pandemia.

Tras evaluarse a 40 personas que viven en esa villa, que durante décadas quedó solapada detrás del demolido Elefante Blanco, 18 de ellas fueron hisopadas por ser consideradas casos sospechosos de Covid-19. Al cierre de esta edición, aún se desconocían los resultados de estos primeros testeos. En ese barrio ya se habían contabilizado, antes de que se iniciara el operativo especial, 11 casos positivos, tres de los cuales ya fueron dados de alta.

Coronavirus hoy en la Argentina y el mundo: minuto a minuto

Controles de similares características se vienen implementando en la villa 31, de Retiro, donde comenzó el plan, y en la villa 1-11-14 o Barrio Padre Ricciardelli, de Flores. Entre ambas, suman casi el 93% de los casos confirmados en barrios populares porteños. La semana pasada, en tanto, se sumó al programa de detección la villa 21-24, de Barracas. El objetivo es rastrear casos positivos y sus contactos estrechos, y mantenerlos aislados o en centros de salud si resultara necesario.

Hasta última hora de ayer, el Ejecutivo local había confirmado 2313 casos de coronavirus en los barrios vulnerables. Los más afectados: la 31, con 1496 infectados (el 24% del total de infectados en toda la ciudad), y la 1-11-14, con otros 646 contagiados. Anteayer, según el último informe oficial, se registraron tres decesos en la 31, por lo que asciende a 22 el total de fallecidos en los barrios vulnerables porteños.

La evolución de la pandemia en la Argentina

Ese día, junto al jefe de gobierno de la Capital, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, el presidente Alberto Fernández dedicó gran parte de su alocución a la situación de las villas de la región metropolitana ante la pandemia. El mandatario comprometió las principales acciones a atender las necesidades en los barrios populares de los grandes centros urbanos, que concentran casi la totalidad de los casos de coronavirus del país.

"Concurran a la asistencia médica. Sé que muchos no lo hacen por miedo a lo que pueda pasar en sus casas. Vamos a garantizar seguridad en esos lugares para que nada les falte cuando vuelvan de atenderse", garantizó Fernández. Rodríguez Larreta indicó que "se triplicó la presencia en las postas sanitarias y reforzamos medidas y aislamiento" en los asentamientos, y añadió: "Mayor testeo requiere mayor agilidad en el aislamiento".

La distribución de casos en barrios vulnerables porteños se completa con: 101 en la villa 21-24, 25 en el Barrio 20, Villa Lugano, siete en Barrio Cildáñez, cinco en el Barrio Ramón Carrillo, cuatro en Los Piletones, tres en Rodrigo Bueno, tres en la villa 13 bis, dos en Zavaleta, dos en el Barrio Fátima, dos en el Barrio INTA, dos en el asentamiento Saldías, dos en el asentamiento El Triángulo y dos en el Barrio Obrero.

Unas 615 personas que viven en estos barrios ya recibieron el alta médica: 401 en el Barrio 31, 188 en el Barrio Padre Ricciardelli, doce en la villa 21-24, tres en Rodrigo Bueno, tres en el Barrio 20, dos en Ramón Carrillo, uno en Fátima, uno en el asentamiento Saldías y uno en el Barrio Mitre.