Coronavirus: las campañas de vacunación en el mundo van más lento de lo prometido

LA NACION
·4  min de lectura

NUEVA YORK.- Mientras Inglaterra entra en un nuevo y estricto bloqueo nacional y otras naciones europeas extienden las restricciones para tratar de frenar la propagación del coronavirus, los líderes políticos señalaron la promesa de campañas de vacunación masiva como el principal medio para poner fin al sufrimiento.

Pero los esfuerzos de vacunación en muchos países se están desarrollando más lentamente de lo prometido, incluso cuando el recuento de nuevas infecciones se dispara y las cifras récord inundan los hospitales, lo que impone una doble carga a los proveedores de atención médica que también tienen la tarea de liderar las campañas de vacunación. Además, deben lidiar con una variante más contagiosa que se propaga ampliamente en Inglaterra y se detecta en decenas de otros países y amenaza con darle al virus una ventaja aún mayor.

Venezuela: el chavismo instala el nuevo Parlamento y la oposición sesiona en paralelo

El primer ministro Boris Johnson dijo que Inglaterra estará bloqueada hasta que las vacunas lleguen a los cuatro grupos más vulnerables: residentes en hogares de ancianos y quienes los cuidan, todos los mayores de 70 años, todos los trabajadores de atención social y de salud de primera línea, y todos los que están clínicamente en situación vulnerable.

"Si logramos vacunar a todos esos grupos, habremos eliminado a un gran número de personas del camino del virus", dijo.

Ese objetivo, agregó, podría lograrse a mediados de febrero.

Misterio por Jack Ma: por qué el régimen de China le dio la espalda al hombre más rico del país

Pero para lograr eso, el ritmo de vacunación deberá aumentar drásticamente.

Los cuatro grupos que citó el primer ministro incluyen a 13,9 millones de personas en Inglaterra, según Nadhim Zahawi, el ministro que supervisa el esfuerzo de vacunación.

Desde que comenzó la campaña el 8 de diciembre, menos de 800.000 personas en Inglaterra habían sido vacunadas hasta el 27 de diciembre, la última fecha de la que se dispone de datos.

Pero con la introducción el lunes de las primeras dosis de una vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca , inyecciones que son más fáciles de transportar y no necesitan almacenarse a temperaturas ultrabajas, los funcionarios británicos dijeron que la campaña ahora podría incrementarse. Para alcanzar el objetivo que se había propuesto Johnson, es necesario administrar unos dos millones de dosis por semana.

Pero según Johnson, Inglaterra está incluso superando a muchos países de la Unión Europea, donde las campañas de vacunación no comenzaron hasta poco antes de Navidad.

Los datos de 19 de los 27 estados miembros del bloque, incluidos Francia, Alemania e Italia, muestran que hasta ahora se han llevado a cabo en total unas 500.000 vacunaciones .

En Alemania, donde el gobierno estaba preparado para extender las medidas de bloqueo todo el mes, casi 265.000 personas recibieron la primera dosis cuando la campaña nacional entró ya en su segunda semana, según funcionarios de salud. Por el momento, Alemania y otros países de la Unión Europea confían en la vacuna BioNTech-Pfizer, que requiere otra inyección de refuerzo semanas después para alcanzar la máxima eficacia. Inglaterra decidió retrasar esa segunda dosis y otros países están explorando hacer lo mismo.

El gobierno italiano dijo que hasta ayer 151.606 personas habían sido vacunadas. La mayoría, 134,255, eran profesionales de la salud.

Pero aunque los números son modestos, las campañas de vacunación en Alemania e Italia avanzan mucho más rápido que en Francia, donde solo unas 500 personas recibieron la vacuna durante la semana pasada.

Y la campaña en los Estados Unidos, líder mundial en nuevas infecciones, ha tenido también un comienzo mucho más lento de lo prometido.

Aproximadamente 4,5 millones de personas en los Estados Unidos recibieron la primera dosis de la vacuna Covid-19, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, muy por debajo de la meta que los funcionarios federales establecieron de dar al menos 20 millones sus primeras inyecciones antes de fin de año.

El pequeño número de receptores de la vacuna es sorprendentemente bajo en la ciudad de Nueva York , donde aproximadamente 110.000 personas, en una ciudad de más de ocho millones, recibieron la primera de las dos dosis necesarias para ayudar a prevenir casos graves de la enfermedad.

A nivel global, sólo Israel mostró números satisfactorios de su campaña de vacunación. Alrededor del 12% del total de la población y el 41% de las personas mayores de 60 años ya recibieron la primera dosis de la vacuna Pfizer, según cifras del Ministerio de Sanidad israelí en las últimas dos semanas.

The New York Times