Coronavirus. Cambio de estrategia: Suecia impone medidas para frenar una "rápida propagación"

LA NACION
·3  min de lectura

ESTOCOLMO.- Como en un déjà vu de marzo y abril, los países de Europa vuelven a decretar cuarentenas, toques de queda y otras medidas para contrarrestar el avance imparable de la segunda ola de la pandemia de coronavirus. Y como la otra vez, los ojos se vuelven hacia Suecia, que pareciera elegir siempre un camino diferente al resto.

Sin embargo, esta vez, ante los resultados adversos de la primera estrategia, abocada mayormente a medidas voluntarias, Suecia parece estar determinada a implementar algunas restricciones... aunque pocas.

Como medida preventiva, el gobierno de Suecia planea prohibir la venta de alcohol en bares, restaurantes y clubes nocturnos después de las 22 horas, mientras lucha por contener un aumento en las infecciones por coronavirus que ha registrado un número récord de nuevos casos registrados en los últimos días.

Coronavirus en Italia: "Hace falta un confinamiento total o habrá una implosión del sistema sanitario"

El primer ministro Stefan Lofven dijo hoy que "el gobierno ahora debe hacer más".

"Todos los indicadores apuntan en la dirección equivocada", señaló Lofven en una conferencia de prensa el miércoles.

"La infección se está propagando rápidamente y solo en la última semana la cantidad de personas con el coronavirus que están siendo tratadas en cuidados intensivos aumentó a más del doble", informó el primer ministro.

"Todo el mundo debe seguir los consejos y recomendaciones. Las acciones de cada persona, la negligencia de cada individuo tiene un significado", insistió, lamentando que demasiados suecos se creen autorizados a eludir las recomendaciones.

"Por desgracia, parece que nos dirigimos hacia un período más oscuro en cuanto a la propagación de la infección" y "corremos el riesgo de conocer la situación que teníamos la primavera (boreal) pasada", advirtió.

Las "recomendaciones" son normas, pero no están acompañadas de medidas coercitivas ni de sanciones.

Mientras tanto, el miércoles se anunciaron más de 4000 casos y 25 decesos por coronavirus en Suecia, con lo que el total asciende a casi 167.000 infecciones y 6082 fallecimientos. Las muertes per cápita por el virus son mucho más altas en Suecia que en los vecinos nórdicos, aunque menos que en países como Gran Bretaña y España. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la tasa de incidencia del virus, es decir, el número de nuevos casos, aumentó 163%.

Frente a una segunda ola, las autoridades ya habían introducido el mes pasado nuevas recomendaciones regionales más estrictas, consistentes principalmente en limitar los contactos fuera del hogar y evitar los lugares cerrados.

Frontera con Noruega

Entretanto, Noruega llamó el martes a las fuerzas de la Guardia Nacional a patrullar su frontera terrestre por el aumento en los casos de coronavirus en Suecia que está presionando a los hospitales y llevando las pruebas al límite.

Coronavirus. "Es macabro": filtran grabaciones de la OMS sobre las estrategias contra la pandemia

Noruega endureció las restricciones contra el coronavirus la semana pasada y extendió los controles fronterizos por otros seis meses. Como resultado, la Guardia Nacional dijo que ayudaría a la policía a controlar la vasta frontera, como lo hizo durante la primavera y el verano.

"Las autoridades civiles no tienen recursos suficientes para hacer cumplir las nuevas medidas y han solicitado ayuda a las Fuerzas Armadas", dijo la Guardia Nacional en un comunicado el martes.

La frontera sueco-noruega es la más larga de Europa y alrededor de 80.000 suecos viven y trabajan en Noruega.

Agencias AFP y Reuters