Coronavirus: buscan convertir un crucero en una oficina flotante para youtubers y otros trabajadores de tecnología

LA NACION
·4  min de lectura

Una empresa quiere comprar un crucero de Carnival, inutilizado por la pandemia de coronavirus, y convertirlo en una oficina flotante para trabajadores del rubro de la tecnología a medida que la industria cambia al trabajo remoto.

El proyecto, señalado por primera vez por The Telegraph, se denomina "The Crypto Cruise Ship" o "El criptocrucero" en español, y está diseñado como una incubadora empresarial para entusiastas de las criptomonedas, nómadas digitales, youtubers y otras profesiones afines. Los huéspedes tendrán acceso a clases de yoga y fitness, servicios de meditación, una pileta, una pista de atletismo y más. También hay un teatro de más de 1500 metros cuadrados para talleres, convenciones, películas y presentaciones en vivo.

Google: el gobierno de EE.UU. presenta una gigantesca demanda antimonopolio contra la compañía tecnológica

"Al igual que la isla artificial de Venecia en Italia se convirtió en un importante centro de comercio en el viejo mundo, creemos que este podría ser el comienzo de una Venecia flotante moderna de las Américas y un importante centro de innovación en el mundo", dice el sitio web de Ocean Builders, la empresa a cargo del proyecto que construye casas flotantes.

El fundador de Ocean Builders, Chad Elwartowski, dijo a The Telegraph que se encuentra en las etapas finales para obtener un barco de Carnival Cruises por una suma no revelada que albergará a más de 2000 personas en sus 777 cabinas. Si la adquisición se concreta, la empresa comenzará a subastar el primer lote de 100 habitaciones el 5 de noviembre, cuyo precio oscilará entre 25.000 y 50.000 dólares. No está claro qué cubren exactamente esas tarifas y cuánto tiempo estarían alquilando las habitaciones los huéspedes.

La licitación por las habitaciones se cerrará el 28 de noviembre y los huéspedes podrán mudarse a partir de enero, cuando el barco, el MS Satoshi, esté anclado frente a la costa de Panamá.

Según el sitio web, todas las empresas a bordo aceptarán pagos en forma de bitcoin y dólares, así como otros medios.

Los cruceros han sido noticia desde el comienzo de la pandemia, ya que se demostró que eran una suerte de experimento para determinar la propagación de la enfermedad del coronavirus, y barcos como el Diamond Princess terminaron con cientos de casos.

La pandemia ha golpeado a la industria de los cruceros, lo que ha provocado que muchas líneas, incluida la más grande, Carnival Corp., recurran a despidos y descarguen sus flotas de barcos.

Ocean Builders dijo en su sitio web que cree que "un crucero en buen funcionamiento puede ser el lugar más saludable y seguro para vivir del mundo" y tiene la intención de utilizar los "estándares de salud y seguridad más recientes de la industria de cruceros" para crear un entorno seguro a bordo. Eso incluirá pruebas de coronavirus a bordo, instalaciones médicas, una farmacia y dosis de hidroxicloroquina, el medicamento contra la malaria que el presidente Trump ha promocionado incorrectamente como una cura para la enfermedad del coronavirus. Los expertos médicos han desaconsejado su uso y los estudios de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en ingles) han demostrado que no tiene ningún efecto sobre la mejora de los síntomas o las posibilidades de supervivencia de una persona.

"Si le preocupa contraer la gripe, tiene la opción de usar una máscara, distanciarse social o tomar dosis preventivas de hidroxicloroquina", afirma el sitio web del crucero, aparentemente refiriéndose a la enfermedad del coronavirus como "la gripe".

Coronavirus: la mayoría de las personas se aplicaría una vacuna, según un estudio global

El esfuerzo de la compañía por crear una configuración de trabajo no convencional representa una industria en crecimiento que está preparando un cambio masivo hacia el trabajo remoto, reforzado por la pandemia de coronavirus. Muchos se han visto liberados de tener que vivir cerca de oficinas corporativas ahora cerradas y, a la vez, se han visto privados de los beneficios habituales que conlleva trabajar en una oficina, como refrigerios gratuitos y masajes.

Google ha anunciado que los empleados trabajarán de forma remota hasta el verano boreal de 2021, y algunas empresas como Dropbox, Twitter y Slack les han dicho a los empleados que pueden trabajar de forma remota permanente si así lo desean, informó Business Insider.