Coronavirus en Brasil: habrá que reservar lugar por una app para ir a la playa en Río de Janeiro

LA NACION
·2  min de lectura

RIO DE JANEIRO (AFP).- El alcalde de Río de Janeiro busca que los turistas y locales que quieran ir a las playas cariocasreserven su espacio a través de una aplicación con el fin de frenar la propagación del coronavirus que ya superó las 100.000 muertes en Brasil. Hasta ahora está prohibido permanecer en la playa aunque ya hubo desbordes por aquellos que se instalaron en la arena.

Ayer, el alcalde Marcelo Crivella, indicó que los bañistas dispondrán de áreas individuales claramente delimitadas para reservar a través del celular. Aunque no precisó una fecha para que esas medidas entren en vigor, quedaría por demostrar si son aplicables, dado que las playas como Copacabana o Ipanema ya se vieron desbordadas de bañistas en los últimos fines de semana, pese a la amenaza de multa de 107 reales (20 dólares).

"La gente podrá ocupar esas demarcaciones según el orden de llegada y reservando por una aplicación. La idea es que de ese modo consigamos organizar mejor lo que no está funcionando bien", explicó Crivella en una conferencia de prensa.

Coronavirus: por qué genera dudas la vacuna rusa contra el Covid-19 que anunció Vladimir Putin

Las autoridades vedaron el acceso a las playas en marzo, cuando la Covid-19 empezaba a golpear a Brasil. Desde entonces, el país sudamericano, con casi 102.000 muertos, se convirtió en el segundo más afectado por la enfermedad detrás de Estados Unidos.

Y Río de Janeiro, con más de 14.000 muertos, es el segundo de los 27 estados brasileños con mayor número de víctimas, detrás de Sao Paulo.

El gobernador de Río, Wilson Witzel, admitió en esa época que la medida equivalía a una "herejía" en una ciudad que vive una relación fusional con sus playas.

Crivella volvió a autorizar el 31 de julio el acceso al mar, pero mantuvo la prohibición de instalarse en la arena, una veda ampliamente ignorada por las multitudes que buscaron los rayos de sol del clemente invierno tropical.

Otros países han recurrido a la tecnología para abrir sus playas. España usa drones, Bélgica utiliza sensores y rastreadores por teléfono celular y varios lugares adoptaron la reserva de lugares por internet o por aplicaciones.

Río también autorizó este lunes las reuniones de negocios y los eventos empresariales.

Brasil volvió a admitir el 29 de julio el ingreso de extranjeros en sus aeropuertos, después de cuatro meses de cierre, con la esperanza de reanimar su turismo, un sector vital para su economía pero paralizado por la pandemia.