Coronavirus en Brasil: renunció el ministro de Salud de Bolsonaro a menos de un mes de asumir

Marcelo Silva de Sousa

RÍO DE JANEIRO.- Brasil sigue a los tumbos. En pleno avance del coronavirus, Nelson Teich, Ministro de Salud, presentó su renuncia este jueves 14 de mayo, menos de un mes después de haber llegado al cargo. Teich tenía su autonomía amenazada por el presidente Jair Bolsonaro, que, además de impulsar una reapertura de comercios y actividades, presiona para que se produzca una liberación en masa de la cloroquina, una droga experimental, para tratar el Covid-19.

Teich, médico oncólogo sin experiencia de gestión ni paso previo por el sistema público de salud, había asumido formalmente el 16 de abril en reemplazo de Luiz Mandetta, despedido por auspiciar medidas de cuarentena amplias. Brasil perdió su segundo ministro de Salud en el año, con la pandemia en franco avance: el jueves hubo un récord de infectados diarios, con 15.305 registros. Desde el comienzo de la pandemia ya murieron 16.792 personas y el número de contagiados asciende a 254.220.

Coronavirus hoy en la Argentina y el mundo: minuto a minuto y las novedades

Bolsonaro, que minimizó la pandemia y mostró que su principal obsesión es mantener a flote la economía, había buscado en Teich un ministro completamente alineado. Pero las diferencias entre ambos fueron brotando, poco a poco, y encontraron un límite en la cloroquina.

La droga, en rigor, está siendo utilizada para el tratamiento del virus en Brasil apenas en casos graves y bajo estricta supervisión médica. De acuerdo con un protocolo del Ministerio de Salud, el uso está limitado debido a los efectos colaterales y a las dudas sobre su eficacia. El derechista aspira a que ese protocolo sea modificado y el tratamiento se extienda, camino que quedó abierto tras la salida de Teich.

La cloroquina, utilizada contra la malaria, es una de varias medicinas que están siendo testeadas en el mundo contra el coronavirus. Sin que exista consenso en la academia sobre su efectividad, Bolsonaro insiste en su liberación e incluso ordenó a laboratorios militares que incrementen la producción.

Brasil: el sistema de salud de San Pablo está al borde del colapso por el coronavirus

"La gran mayoría de los casos de coronavirus, un 80%, evolucionan favorablemente sin necesidad de ningún remedio. Es muy preocupante que se libere el uso de cloroquina, porque se pondrá en riesgo a una cantidad enorme de personas sin ninguna necesidad", explicó a LA NACION Patricia Canto, neumonóloga de la Escuela Nacional de Salud Pública del Fiocruz.

Miembros del Fiocruz, la principal referencia en investigaciones médicas de Brasil, publicó el mes pasado un estudio realizado sobre 81 enfermos de Amazonas que utilizaron el remedio. En las conclusiones preliminares resaltaron que no es posible afirmar la eficacia del remedio y alertaron por los efectos colaterales en dosis altas. Canto explicó que la droga puede causar alteraciones cardíacas y daños oftalmológicos.

Anteanoche, en uno de sus habituales lives de Facebook, Bolsonaro había anunciado que modificaría el protocolo para ampliar el uso a todos los pacientes enfermos. La falta de respaldo de Teich acabó siendo el detonante de la salida. "La vida está hecha de decisiones y yo elegí salir", dijo el exministro, en una breve conferencia de prensa en la que evitó explicar los motivos de su salida. Bolsonaro no se manifestó.

El médico oncólogo llevaba días en la cuerda floja. El lunes había sufrido un desplante del que parecía no haber retorno. Pese a haber ocupado el cargo de mayor autoridad sanitaria, se había enterado en conferencia de prensa, luego de la pregunta de un periodista, de que el presidente había liberado por decreto el funcionamiento de peluquerías y gimnasios al considerarlos "actividades esenciales".

"Teich tuvo poca autonomía desde que asumió, pero acabó demostrando que no estaba dispuesto a cualquier cosa", dijo Miguel Lago, director ejecutivo del Instituto de Estudios para Políticas de Salud.

Brasil registró ayer récord de contagiados con 15.305 casos, número que todavía podría estar lejos del pico de la enfermedad en Brasil. Teich había reconocido que el país "navega a ciegas" en la pandemia por la falta de información.

"Hay un hombre desnudo": un empresario se olvidó la cámara prendida mientras se bañaba durante un Zoom con Jair Bolsonaro

Eduardo Pazuello, secretario ejecutivo del ministerio, asumió el cargo de ministro interinamente. El nombramiento refuerza la presencia militar. Pazuello es general del Ejército, formado en la misma escuela que Bolsonaro, y en 2018 coordinó en la "operación acogida", de recibida de inmigrantes venezolanos en Roraima.

El gobierno de Amapá, en el norte de Brasil, se convirtió ayer en el primer estado brasileño en decretar un lockdown total en su territorio tras haber alcanzado más de 100 muertos y 3500 contagios. Además de Macapá, capital de ese estado, otras cuatro capitales, en el norte y nordeste del país, están paralizadas completamente.

"Las medidas de aislamiento implementadas en Brasil han sido muy pocas y, para empeorar, el gobierno federal lucha contra ellas", agregó Lago. "No hay ningún país que haya cambiado su ministro en medio de la pandemia. Brasil está siendo poco serio y no veo solución para achatar la curva".

Delante del vendaval, el exministro de Salud Mandetta pidió a los brasileños que continúen en sus casas y, ante todo, que "oren" y tengan fe. Una radiografía del Brasil de estos días.