Coronavirus: Boris Johnson, el primer líder mundial contagiado

Luisa Corradini

Había sido criticado por demorar la implementación de medidas más restrictivas ante la pandemia

PARÍS.- Después de haberse resistido durante días a instaurar el confinamiento de su país, el primer ministro británico, Boris Johnson, anunció ayer que dio positivo al test de coronavirus, al igual que su ministro de Salud, Matt Hancock.

"Presento leves síntomas de coronavirus: fiebre y una tos persistente", reconoció en un breve video publicado en su cuenta de Twitter. "Me hicieron un test que resultó positivo", agregó el premier, que permanecerá aislado en su domicilio de Downing Street y seguirá en funciones gracias a internet.

"Ahora estoy en cuarentena, pero seguiré liderando la respuesta del gobierno mediante videoconferencias mientras combatimos este virus, juntos lo venceremos", afirmó. En caso de agravarse, será reemplazado por el ministro de Relaciones Exteriores, Dominic Raab.

El ministro de Salud, de 41 años, hizo un anuncio similar y, al igual que el premier, en un video de Twitter, prometió seguir trabajando, contó que tiene "síntomas leves" y se mostró optimista de que "con suerte" podría terminar su período de autoaislamiento el próximo jueves.

El jefe del gobierno británico, cuya compañera espera un bebé para el verano boreal, decidió aislarse en su domicilio del 10 de Downing Street, "porque eso es exactamente lo que hay que hacer", dijo. Casado dos veces, Johnson, de 55 años, se separó en 2018 de su esposa tras 26 años de matrimonio y presentó a su nueva pareja, Carrie Symonds, de 31 años, a comienzos de 2019.

Relativamente atrasado con respecto al resto de la Unión Europea (UE), con 11.816 casos confirmados y 578 muertos, el avance de la pandemia en Gran Bretaña se espera para dentro de unos 20 días. Pero, debido al estado decadente de su sistema sanitario, producto de diez años de austeridad aplicado por los sucesivos gobiernos conservadores, los hospitales del país ya se ven desbordados por la llegada de pacientes en grave estado.

"Es un tsunami", lamentó esta semana uno de los responsables del sistema sanitario londinense.

El sistema de salud pública británico (NHS) emplea directamente cerca de un millón de personas. Pero, en las actuales condiciones, el mismo Johnson reconoció a fines de 2019 que el país necesitaba imperiosamente -entre otras cosas- unos 50.000 enfermeros.

Gran Bretaña carece cruelmente de respiradores. A mediados de marzo, el NHS solo contaba con 5000 de esos aparatos y tiene 8000 en la actualidad. Johnson, que se negó a sumarse a la compra agrupada de material médico de urgencia de los países de la Unión Europea (UE) para administrar "por su cuenta" la crisis sanitaria, acaba de encargar a la sociedad de aspiradoras Dyson una producción urgente de 10.000 respiradores. Varias semanas atrás, Johnson había prometido que "seguiría estrechándoles la mano a todos". Johnson se convirtió así en el primer líder de un país europeo que se sabe que contrajo Covid-19. La canciller alemana, Angela Merkel, fue colocada en cuarentena desde que su médico dio positivo por el virus, pero sus dos primeras pruebas fueron negativas.

También crece la preocupación ante la posibilidad de que otros funcionarios de primera línea del gabinete puedan estar infectados, como el caso del ministro de Economía, Rishi Sunak, que trabajó con Johnson codo a codo para elaborar los planes de rescate para los cuentapropistas. El 10 de marzo, una de sus colaboradoras, la secretaria de Estado de Salud Pública Nadine Dorries, fue la primera personalidad política diagnosticada con el Covid-19. La noticia generó preocupación porque Dorries había estado en contacto con cientos de personas en los días previos e incluso acudió a una recepción en Downing Street.

A principios de esta semana el príncipe Carlos, de 71 años, también dio positivo al coronavirus. Está confinado en su castillo de Balmoral, en Escocia.