Coronavirus: Bolsonaro presentó el plan de vacunas, pero advirtió que él no se la aplicará

LA NACION
·3  min de lectura

BRASILIA.- El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, presentó hoy oficialmente el plan de vacunación contra el coronavirus, que aún no tiene fecha exacta de inicio, pero que incluirá la vacuna china Coronavac y la británica del laboratorio AstraZeneca, ambas desarrolladas en Brasil. Sin embargo, en el acto con decenas de personas sin barbijo en el Palacio del Planalto, el mandatario dijo que él personalmente, que ya tuvo la enfermedad, no se aplicará el fármaco. "No voy a tomar la vacuna y punto final, el problema es mío (...), ese virus es como una lluvia, va a llegar y va a afectar a todo el mundo", afirmó.

"La vacuna es universal, no es obligatoria y va a tener una cláusula por la cual los laboratorios no se responsabilizan por los efectos colaterales", precisó el gobernante que destinará 20 mil millones de reales (unos 3,8 mil millones dólares) al programa.

Coronavirus: alertan que el 20% de la población mundial no tendrá vacunas hasta 2022

Por su parte el ministro de Salud, Eduardo Pazuello, dijo que ambas vacunas podrían estar listas para su uso en Brasil para mediados de febrero, aunque el momento del lanzamiento nacional dependerá de los procesos regulatorios.

"Posiblemente a mediados de febrero en adelante, podamos tener estas vacunas recibidas y registradas para iniciar el plan", afirmó el ministro.

La falta de una fecha fija para que comiencen las vacunas en Brasil se ha convertido en un problema para el gobierno, en momentos en que otras naciones comienzan a inmunizar a sus poblaciones.

Coronavirus: los cinco países mejor posicionados para recuperarse de la crisis y la previsión para la Argentina

El gobernador de San Pablo, Joao Doria, considerado ampliamente como un rival de la campaña de reelección de Bolsonaro en 2022, dijo que su estado comenzará a inocular a los residentes con la vacuna Sinovac el 25 de enero.

El gobierno tiene un acuerdo para comprar la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca, y el estado de San Pablo se ha asociado con el fabricante de vacunas chino Sinovac Biotech.

Pero Bolsonaro puso en duda repetidamente la vacuna china, lo que ha generado dudas sobre si recibirá una revisión justa por parte de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa).

El ministerio de Salud informó que las vacunas serán aprobadas cinco días después de que obtengan el registro en la Anvisa. Pero hasta el momento ningún laboratorio presentó su fármaco ante el ente regulador.

Por lo que se anunció el plan de vacunación de 50 millones de personas de grupos prioritarios se iniciará "en el primer trimestre de 2021" y demorará en total 16 meses, es decir, hasta mediados de 2022, para completar a la población de más de 216 millones de habitantes.

Otro punto en conflicto es la cláusula que exime de responsabilidad a los laboratorios. El proyecto de vacunación presentado hoy por el gobierno será analizado en el Congreso donde el diputado Geninho Zuliani, que es el relator de la norma, declaró que la cláusula de responsabilidad "no será apoyada".

Zuliani, del partido Demócratas (Dem, derecha) afirmó que esa cláusula también es rechazada por el titular de la Cámara baja, Rodrigo Maia.

Sin embargo, el senador Taso Jereissati, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB, centro), consideró que "los líderes mundiales hacen un esfuerzo para convencer a la población de que se vacune y en Brasil hay un proceso de intimidación" contra la inmunización a través de la cláusula de responsabilidad.

Más de 180.000 personas murieron por Covid-19 en Brasil, que tiene el segundo brote más letal del mundo detrás de Estados Unidos. Después de un mes en declive, el virus ha vuelto a hacer estragos en los últimos días, con nuevos casos y muertes aumentando drásticamente.

Agencias ANSA y Reuters