Coronavirus. Bolsonaro, polémico: "Tenemos que dejar de ser un país de maricas"

LA NACION
·2  min de lectura

BRASILIA.- El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, dijo el martes que es necesario enfrentar la pandemia del coronavirus con coraje y que Brasil debe dejar de ser "un país de maricas", en una referencia peyorativa al miedo al Covid-19, la enfermedad que ha matado a más de 162.000 de personas e infectado a 5,67 millones en el país.

"Ahora todo es la pandemia. Lo siento por los muertos, lo siento. Todos vamos a morir un día, aquí todos moriremos algún día (...) De nada sirve huir de esto, de la realidad. Tenemos que dejar de ser un país de maricas", dijo el mandatario en una ceremonia en el Palacio del Planalto.

EE.UU.: La transición se tensa con nuevos cruces y la ofensiva legal del trumpismo

En el evento de relanzamiento del turismo, Bolsonaro sostuvo que la pandemia ha sido "sobredimensionada" y criticó a quienes comenzaron a asustar a la gente con la posibilidad de una segunda ola de la enfermedad.

Bolsonaro celebró la suspensión de los exámenes con la vacuna china en San Pablo determinada por la Agencia Sanitaria federal, lo que causó críticas del gobierno paulista que sospecha de "politización" del caso.

La Agencia Nacional de Vigiliancia Sanitaria (Anvisa) interrumpió los tests con la vacuna Coronavac debido a la muerte de uno de los cerca de 10 mil voluntarios, el cual en realidad se suicidó, según reveló la prensa.

El mandatario anunció semanas atrás que no comprará esa vacuna Coronavac y acusó al gobernador paulista, Joao Doria, de ser un "dictador" por defender el fármaco chino y la inmunización obligatoria.

En el marco de esa polémica Bolsonaro posteó, luego de la suspensión de los tests en San Pablo, que "Doria quería obligar a todos los paulistas a tomar la vacuna, este Presidente le dijo que jamás sería obligatoria, una más que Jair Bolsonaro gana".

"Muerte, invalidez, anomalía, ésta es la vacuna" respaldada por Doria, resaltó el jefe de Estado.

Agencia Reuters