Wall Street se desploma más de un 4% en la peor sesión desde agosto de 2011

Un broker de la Bolsa de Nueva York mira las cotizaciones. Foto: JOHANNES EISELE/AFP via Getty Images.

La rápida propagación del coronavirus fuera de China agudiza la preocupación en torno al crecimiento de la economía y las ganancias de las empresas en todo el mundo, lo que ha provocando que las bolsas de todo el mundo cayeran a mínimos de cuatro meses, los rendimientos de la deuda gubernamental se hundieron a niveles sin precedentes y el petróleo extendió las caídas.

Este jueves continuaron las fuertes caídas que los índices bursátiles de todo el mundo han estado experimentado a lo largo de toda la semana. El Nikkei japonés (^N225) perdió un 2,13% y en Europa todos los principales indicadores se hundieron más de un 3%.

En Wall Street, los tres principales índices (^GSPC | ^DJI | ^IXIC) se precipitaron más de un 4% en la peor sesión desde agosto de 2011. Acumulan seis sesiones consecutivas de caídas y se sitúan un 10% por debajo de los máximos intradía que habían alcanzado previamente este mes, lo que significa que han entrado en territorio de corrección.

Artículo relacionado:

Un hombre camina delante de una pantalla que muestra la evolución de la bolsa de Hong Kong. (AP Photo/Vincent Yu)

Además de las preocupaciones crecientes vinculadas al coronavirus, los mercados enfrentan "vientos de pánico sobre los umbrales técnicos" que provocan "ventas forzadas", o sea, interveniendo de manera automática sobre la base de algoritmos, explica a la AFP, Laurent Gaetani, gerente de Degroof Petercam.

La ansiedad de los inversores aumenta en tanto la epidemia de COVID-19 se extiende por todo el mundo, y "si el coronavirus llega realmente a Estados Unidos, la caída puede acentuarse", a pesar de que el presidente Donald Trump intentó transmitir tranquilidad al respecto, advierte el especialista.

"La forma en que el mercado está bajando, está sucediendo bastante rápido, pero es muy difícil decir cuándo acabará", ha comentado Sameer Samana, estratega senior de mercado global del Instituto de Inversiones Wells Fargo.

El petróleo se está hundiendo aún más. Mientras que la otra cara de la moneda son los considerados “activos refugio”, que continuaron en auge. El yen se fortaleció a medida que los rendimientos de los bonos del gobierno estadounidense y australiano a 10 años alcanzaron nuevos mínimos históricos.

"Una respuesta de política monetaria es posible, y los mercados manejan la idea de una baja de las tasas estadounidenses" para sostener la economía, señala una nota de La Banque Postale Asset Management.

Artículos relacionados:

Artículo elaborado con información de Bloomberg, AFP y Reuters.