Una de las autoras de la serie "Dawson’s Creek" se suicidó tras padecer durante un año fuertes secuelas

Heidi Ferrer, una de las autoras de la serie Dawson’s Creek, se suicidó tras padecer durante un año fuertes secuelas del Covid
http://girltomom.com/

Heidi Ferrer, guionista de la recordada serie Dawson’s Creek, se suicidó a los 50 años tras soportar por más de 13 meses fuertes secuelas derivadas del covid. Así lo informó su esposo y compañero de trabajo, Nick Guthe, quien decidió dar testimonio de lo ocurrido con Ferrer para darle visibilidad a la problemática.

Pese a que el hecho ocurrió el 26 de mayo pasado, el tema se volvió viral este sábado tras un posteo de la actriz Debra Messing. A partir de un tuit de la activista Diana Zicklin Berrent dedicado al caso de la guionista, la protagonista de Will & Grace destacó que la mujer había atravesado la enfermedad de manera asintomática y, sin embargo, las secuelas la llevaron a quitarse la vida. “Gracias, Debra Messing por ayudarnos a difundir el tema. Heidi era mi esposa, mi mejor amiga, una madre increíble. No quiero que nadie más tenga que pasar por lo que pasamos nosotros”, escribió Guthe, como respuesta al tuit.

Este martes, el escritor compartió en su cuenta de Twitter un sentido mensaje dedicado a su esposa: “Han pasado 6 semanas y dos días desde que sucedió. Estoy tan cansado y listo para seguir luchando. Lloro todos los días y, sin embargo, siento su fuerza para volver a levantarme”.

La primera publicación, que es la que da cuenta de lo ocurrido, es del 26 de mayo, el mismo día en el que ocurrió la tragedia. Junto a una fotografía en la que se ve a Ferrer junto a un bebé, Guthe escribió: “Mi hermoso ángel, Heidi, falleció esta noche después de una batalla de 13 meses con un extenso Covid. Ella fue una madre increíble”, continuó. Ferrer y Guthe son padres de Bexon, de 13 años.

El escritor, además, indicó: “Ella luchó contra esta insidiosa enfermedad con la misma ferocidad con la que vivía”. Y finalizó: “Te amaré por siempre y te veré en el futuro”.

Ferrer contrajo el virus en abril de 2020. Según indica Deadline, en mayo de este año se encontraba “postrada en la cama y con un fuerte dolor físico constante”. Además, sufría de ”temblores neurológicos severos y muchos otros síntomas que empeoraron con el tiempo“.

Según explica People, ella misma se había encargado de dar cuenta de su estado de salud en su blog, en dos posteos en los que aseguró que no veía “ninguna calidad de vida a largo plazo”.

“En mis momentos más oscuros, le dije a mi esposo que si no mejoraba, no quería vivir así. No tengo tendencias suicidas, simplemente no podía ver ninguna calidad de vida a largo plazo y no hay un final a la vista“, escribió en una publicación en su blog Girl to Mom en septiembre.

“Obtuve la perspectiva de que si bien no fui la más desafortunada que murió a causa de esta enfermedad, tampoco fui la que tuve la suerte de no contraer el virus o vivirlo de manera asintomática”, indicó. En enero, compartió una actualización más positiva: “Soy cautelosamente optimista; sigo mejorando lenta pero seguramente cada mes. Tuve los síntomas de covid más aterradores e incluso paralizantes en julio. Ahora, están pasando a ser un poco frustrantes, pero muchísimo más leves“.

“Creo que ella sintió que solo iba a debilitarse, que iba a perder la capacidad de caminar, terminar en una silla de ruedas, no ser capaz de bañarse sola”, dijo Gunthe a CNN, hace algunos días. “Tenemos que prestar atención, y no se trata solo del suicidio. Se trata de que las personas se reincorporen a la fuerza laboral. Este es un problema económico. Tenemos personas capacitadas (...) que no podrán volver a sus trabajos porque están agotadas, están postradas en cama”.

Consultado por TMZ, Guthe hizo un fuerte reclamo y pidió que el COVID a largo plazo debe ser tratado como “una crisis de salud pública que debe abordarse rápidamente”.

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

EN VIDEO: Matt Damon dijo NO a esta película (y se arrepiente de ello)