Coronavirus: argentinos varados en un barco en Miami piden ayuda al Presidente

Rosario Marina

"Auxilio @alferdez !! Estamos atrapados en un barco en #Miami. Autoridades de #USA nos impiden bajar para subir a #Charter que lleva argentinos a #Uruguay. @HALcruises @CarnivalCruise dice: solo @CancilleriaARG puede ayudar", escribió hoy en Twitter Dante Leguizamón, un periodista cordobés que hace más de un mes está varado, junto a cinco argentinos más, en un barco.

El crucero MS Zaandam, perteneciente a Holland America Line, salió el 8 de marzo desde el puerto de Buenos Aires con 1300 personas. Días después ya había contagiados del nuevo coronavirus, y habían fallecido cuatro personas, cuyas causas de muerte aún no se conocen. Hace unos días, los pasajeros fueron evacuados, solo quedan los tripulantes, entre los que está Leguizamón. Como Esteban Ochoa, un amigo músico que trabaja en la embarcación lo invitó, Dante viajó como integrante del staff.

El resto de los pasajeros argentinos ya bajaron. Sin embargo, como parte de la tripulación, quedan cinco músicos argentinos, uno boliviano, y Leguizamón. También se suman otros trabajadores de Croacia, Ucrania y Rumania. Todos fueron trasladados a otra embarcación, que hoy zarpará hacia algún lugar del mundo, pero nadie sabe hacia dónde. Tampoco la Cancillería argentina.

Ante la consulta de LA NACIÓN sobre las gestiones que están haciendo desde el gobierno argentino, voceros de Cancillería dijeron: "Estamos trabajando en este tema, pero Estados Unidos no permite bajar a los tripulantes". Tampoco saben adónde se dirige el crucero esta vez. Personal de Cancillería, según explicaron, está intentando demostrar que Leguizamón no es un tripulante.

La foto que ilustra esta nota, en la que se lo ve con barbijo, es de cuando les permitían caminar por el barco. Pero durante 33 días permaneció en una cabina muy pequeña sin ventana. Leguizamón ya piensa en demandar a la empresa del crucero por haberlo trasladado hasta Estados Unidos sin su consentimiento, país donde no tiene visa. Su viaje debía terminar en Chile.

En su tuit, Leguizamón explica que han agotado los medios formales de pedido, pero no han encontrado solución: "Llevamos 35 días presos haciendo pedidos de auxilio y nadie aporta una solución. Hoy los #Pasajeros se van y a los trabajadores argentinos nos dejan. Nos mantienen encerrados. El barco volverá al mar sin destino". Y pide, como en un grito: "@alferdez no nos dejes solos".

En la última parte le pide al Presidente que se involucre en este caso: "Hasta hoy respetamos todos los caminos, pero la historia argentina (y la suya) vinculada a los DDHH obliga a no dejarnos solos. Por favor @alferdez. Estamos desesperados. Necesitamos de la #Argentina".

El 7 pasado, su novia y su hermana, que habían hablado con Leguizamón, enviaron un mensaje a los familiares del resto de los varados argentinos, en el que explicaron que desde el 2 pasado el crucero había anclado en el puerto de Fort Lauderdale, Miami. "En estos días la empresa naviera ha estado realizando gestiones para bajar a los pasajeros y tripulantes encontrándose con las dificultades propias de éste contexto", escribieron.

En ese momento, la información oficial que le daban los representantes de la empresa a los pasajeros era que el 7 a la mañana trasladarían a todos al Rotterdam, un barco que llegó en su momento a Panamá para asistirlos, y que mejorarían las condiciones de permanencia allí, entre ellas, ubicarlos en habitaciones con ventanas.

"También sabemos que en los próximos días los barcos deben abandonar este puerto y en función de ello se está trabajando para obtener alguna solución que implique volver a nuestro país o a algún otro destino cercano", se leía en el mensaje. En ese momento, estaban esperanzados. Hoy ya no.