Coronavirus en la Argentina: todavía no se regularizó la carga de tests negativos en la mayoría de las jurisdicciones

Nora Bär
·4  min de lectura
Los resultados de hisopados no se cargaron en su totalidad
Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Aguilar

De acuerdo con el análisis de investigadores que siguen de cerca los números de la pandemia y de autoridades del Ministerio de Salud de la Nación, el cálculo de positividad (porcentaje de resultados positivos del total de tests realizados, una medida indirecta de la circulación del virus y de si se está testeando suficiente), todavía no está normalizado. Las irregularidades en este indicador fueron motivo la semana pasada de la exclusión del país, en este rubro, del sitio global de métricas www.ourworldindata.org.

Es lo que surge de la base de datos abiertos del Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentina (SISA): con pocas excepciones, la mayoría de las jurisdicciones todavía no se ponen al día con la carga de los resultados negativos de los tests que realizan, la información no está incorporada en el SISA y tampoco se reporta en los informes epidemiológicos que se emiten diariamente.

"Algunas jurisdicciones ya cargaron 'agrupados' [un nuevo sistema por el que, para evitarles cargar los casos uno por uno, cada provincia le informará a la Nación la cantidad de testeos realizados (según el tipo) y la cantidad de positivos] -explica Analía Rearte, directora nacional de Epidemiología y Análisis de la Situación de Salud-. Con otras, terminamos de 'interoperar' con sus sistemas. Otras nos están enviando sus datos por vías informales; estamos recopilando todo. Algunas bajaron muchísimo la positividad".

El físico Jorge Aliaga, exdecano de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA y actualmente secretario de Planeamiento de la Universidad Nacional de Hurlingham, registra diariamente los datos significativos de la pandemia local; entre ellos, el número de tests de PCR realizados diariamente. "De los algo más de dos millones que se publican en los partes diarios (que incluyen los de diagnóstico, seguimiento y alta), en un momento dejó de reportarse la información discriminada -explica-. Con lo cual, decidí basarme en lo que se publica en la base de datos, donde se registra caso por caso. Si se toman por residencia, uno tiene los de cada provincia y de cada jurisdicción. A partir de eso se pueden calcular las positividades. Con respecto a los tests, no vemos la carga de agrupados por ningún lado. No están en SISA porque esos son casos individuales. La verdad, no sé qué hicieron. Varias jurisdicciones no están cargadas en la base, se manejan como la ocupación de camas de terapia intensiva, de manera informal, y por lo tanto, incomprobable. Algunas, protestaron porque la positividad que informaba la Nación no era real. Hay laboratorios que no cargan PCR negativos y no suman tests de otro tipo. Acordaron reportarlos, pero hasta hoy eso no está en la base pública".

En algunas provincias, la positividad que surge de SISA no es muy consistente, según la ingeniera Soledad Retamar, del Grupo de Investigación en Bases de Datos (GIBD) del Departamento de Ingeniería en Sistemas de Información de la Universidad Tecnológica Nacional, Facultad Regional Concepción del Uruguay. La provincia de Buenos Aires, considerándola como unidad, ronda el 49% de positividad, probablemente porque está bajando en el conurbano, pero aumentando en el resto del territorio. Córdoba le da un 87% y la provincia informa un 15%; Entre Ríos, 74%; Jujuy, 17%; La Pampa y La Rioja, 38%. De acuerdo con datos oficiales, la positividad de la ciudad de Buenos Aires ronda entre el 17% y el 19%.

"Lo que se observa, en general, es que la suba y baja en el porcentaje de positividad calculado con los datos de SISA viene acompañado del crecimiento o baja en la cantidad de casos -destaca-. Mi interpretación es que este indicador hoy no refleja la cantidad de pruebas reales que se realizan, sino que habla de una saturación del sistema administrativo de carga. A medida que sube la cantidad de casos diarios estudiados, comienzan a priorizar los positivos por sobre los negativos y sube mucho la positividad. Cuando bajan, descomprime un poco y se vuelven a cargar los negativos".

"En la base de datos todavía no se están incorporando los negativos -coincide Martín Barrionuevo, legislador de Corrientes que también sigue de cerca los números de la pandemia-. Hay provincias que mejoraron la carga y están influyendo en el promedio: Santa Fe es una de ellas, pero hay otras que siguen sin mejorar. Es un poco temprano para mostrar variaciones en el índice de positividad. En el promedio nacional está por debajo del 45% (incluso con un 85% en Tucumán), pero todavía nosotros no tenemos como rastrearlo porque no se actualizó la base".