Coronavirus en la Argentina. Los pasajeros del Sarmiento viajan en ómnibus por la falta de servicio de trenes

María Nöllmann
·3  min de lectura

Servicio de micros por la interrupción de la línea Sarmiento del ferrocarril

La persianas de la estación Once de la línea Sarmiento están bajas, al igual que ayer y antes de ayer. Pero hoy no va a repetirse la misma historia. Sobre la misma vereda y la de enfrente, reposan 11 colectivos de empresas privadas, la mayoría vacíos, esperando que el personal a cargo les asigne un destino: Morón, Merlo o Moreno.

Con el fin de evitar el colapso del transporte y el amontonamiento de personas que caracterizó el fin de la jornada laboral de ayer, hoy Trenes Argentinos decidió contratar 20 colectivos más para compensar la cancelación de los viajes de la línea Sarmiento. Esta debió recortar sus horas de funcionamiento por el diagnóstico positivo de Covid-19 de, hasta ahora, 12 empleados del Puesto Control Trenes, un sector considerado el centro neurálgico del servicio ferroviario. La línea está funcionando únicamente de 3 a 10.30, y luego es reemplazada por colectivos de apoyo que transportan personas hacia a las tres estaciones principales de la línea en zona oeste.

https://www.lanacion.com.ar/sociedad/coronavirus-argentina-nid2412490

"Está funcionando mucho mejor que ayer, pero no deja de ser una complicación", asegura Aimara Manela, quien trabaja en una lavandería y espera en la fila del colectivo que se dirige a Merlo para volver a su casa. Ella no vive ahí, sino en Ituzaingó, a 40 minutos en colectivo de Merlo. Los colectivos se dirigen sin paradas a Morón, Merlo y Moreno. Las otras 12 estaciones del ramal Once-Moreno no tienen transporte alternativo y, es por eso, que muchos pasajeros deben optar entre tomar uno de estos ómnibus y después otro o buscar otra forma de volver. "Ayer me tomé el 57. Me deja cerca, pero me salió $80. Así que no lo puedo hacer todos los días. Hoy me voy a Merlo y después veo", cuenta Manela, quien vive a unas pocas cuadras de la estación Ituzaingó de la línea Sarmiento.

Servicio de micros por la interrupción de la línea Sarmiento del ferrocarril

El nuevo sistema provisorio de transporte a zona oeste es una ventaja para la gran cantidad de pasajeros que utilizaban la línea Sarmiento para llegar a las tres estaciones a donde se dirigen los colectivos de apoyo. Se ahorran las paradas del tren y llegan más rápido a sus casas. Esta es la situación de la enfermera Cecilia Carrizo, quien espera en la fila del transporte de apoyo que va a Moreno.

Adelante suyo, unos hombres vestidos con trajes de bioseguridad exigen mayor distancia entre los pasajeros. "No entiendo para qué tanta distancia en la fila si después adentro estamos uno sentado al lado del otro", protesta Isabel Sierra, empleada del gobierno porteño. Luego, como todos los de la fila, levanta las suelas de sus zapatos para que se las rocíen con alcohol y sube al transporte.

Sierra no es la única preocupada por la cercanía entre pasajeros. Lo mismo expresaron la mayoría de los pasajeros consultados por LA NACION. Para Francisco Cardoso, uno de ellos, esta situación se da en la mayoría de los transportes en hora pico. "Recién me tomé un subte para venir para acá y estaba tan lleno que decidí bajarme y volver a subir en uno que estuviera más vacío -asegura-. Ahora, llego a casa y mi mujer me está esperando para rociarme con alcohol y después mandarme directo a bañar", dice y se ríe.

Servicio de micros por la interrupción de la línea Sarmiento del ferrocarril