Coronavirus en la Argentina: qué opina Estela de Carlotto de la excarcelación de presos por la pandemia

LA NACION

En medio de la polémica, la referente en Derechos Humanos dijo que "los detenidos por crímenes de lesa humanidad no deben tener cárcel domiciliaria"

Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, dio su opinión a raíz de la polémica desatada sobre la excarcelación de determinados presos debido a la emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus. "Los detenidos por crímenes de lesa humanidad no deben tener cárcel domiciliaria", definió.

En las últimas horas, además de la excarcelación de asesinos y violadores, se conoció también que algunos detenidospor delitos cometidos en la última dictadura militar fueron beneficiados con el arresto domiciliario.

Coronavirus hoy en la Argentina y el mundo: minuto a minuto y las novedades

"Los criminales de lesa humanidad son peligrosos. Cuando están en los tribunales se mantienen mudos, no agregan información a la historia, no nos permiten conocer nada y aparte han dicho que lo volverían a hacer. Desde la casa podrían estar conspirando. Son como los violadores o abusadores: no cambian", dijo Carlotto a radio La Red.

Además, opinó que "la Justicia debe revertir los casos en que se dio arresto domiciliario a quienes no debían".

Carlotto se mostró favorable a otorgar el arresto domiciliario a ciertos detenidos acorde a los criterios que fijó la Cámara Federal de Casación, que recomendó hace dos semanas brindar ese beneficio a presos no violentos bajo "mecanismos de control y monitoreo".

"Hay una superpoblación carcelaria y los presos están demandando no morir en medio de esta pandemia. En el caso particular de Abuelas nos preocupa quiénes están detenidos injustamente sin juicios ni procesos durante años. Eso es injusto porque si se comprueba que son inocentes, ¿quién les quita esa estadía nefasta en la cárcel?", razonó.

Y recomendó: "Son cosas que hay que revisar con mucha seriedad y no fanatismo. Nadie quiere convivir con asesinos pero tampoco es justo si no se ha probado que lo son porque no tienen una condena. O los reparten de una manera humanitaria o les dan arresto en el domicilio con todos los recaudos como las tobilleras".